Internet nos expone al público, señores

Viernes, diciembre 19, 2008 21:57
Publicau en a categoría purnas

Es un debate recurrente el de la privacidad en Internet. Nadie puede evitar que alguien exponga una foto nuestra en actitud dudosa, o divulgue información nuestra sin nuestro consentimiento. Nadie lo puede evitar a priori, pero sí a posteriori. Es cierto que Internet facilita la difusión de rumores, bulos, calumnias  e injurias. Es cierto que facilita la copia, distribución y difusión de material no “legal” o de forma no autorizada. Es cierto. Pero esto, amigos y amigas, y no descubro América, no es aplicable a quien voluntariamente cuelga su material, le aplica una licencia de copia con o sin restricciones y después se queja de que se use.

En los últimos meses me he encontrado con algún caso al respecto, y de aquí surge este post. Quien cuelga un contenido en la red lo está exponiendo al público, y, por tanto, esos contenidos son susceptibles de ser vistos.

Quien cuelga un currículum profesional lo está exponiendo al público, y, por tanto, todo el mundo es libre de verlo y comentarlo. Redes como Xing, Linkedin o Facebook permiten definir opciones de visibilización para evitar precisamente eso. Limitar el acceso también es limitar las posibilidades de la red, claro, pero es una opción. Ahora bien, si no limitas el acceso estás diciendo que quieres que todo el mundo vea quien, qué y cómo eres, y, por lo tanto, debes atenerte a las consecuencias.

Quien cuelga unas fotos en servicios como Flickr o Google Picasa, o en un blog,  también tiene opciones para someter ese contenido a unas licencias que limiten la copia y difusión. De hecho, colgar fotos en Flickr o Picasa ya está generando beneficios a ambas empresas (Yahoo y Google) y, además, te está privando de ciertos derechos sobre tu obra. Aún así, cualquiera tiene la posibilidad de utilizar una licencia de copyright, o un Creative Commons restringido, o un contrato Coloriuris. Ceder derechos a Yahoo o Google, tener las licencias de copia abiertas, y luego exigir daños y perjuicios porque alguien use esas imágenes y contenidos no es una opción.

La moraleja es clara. Si estás en Internet, te expones. Tienes mecanismos para limitar la difusión de los contenidos que tú mismo voluntariamente has colgado, si no los usas, atente, insisto, a las consecuencias, que no son otras que las que estás buscando: Promoción para tus servicios, contenidos, fotos o vídeos, aunque según la misma gente que cede derechos y genera beneficios para Yahoo o Google sirva para que “otros se enriquezcan” a su costa. Especialmente otros que no sean Google, Yahoo o Microsoft.