Twitter, el 2.0 las viejas tecnologías y la televisión

Jueves, diciembre 6, 2007 19:10
Publicau en a categoría periodismo, purnas

Había una vez un pueblo del Matarranya que se llamaba Pena-roja de Tastavins . Un paisano del pueblo, aficionado al falafel y a los rodeos de vacas, además de habitador habitual de la ciudad de Barchinona, vivía conectado a una blackberry. Es por eso por lo que por medio de su blackberry conectó con twitter y publicó la siguiente frase desde su cuenta de usuario tretdis :

Genial, han robat lo cablejat de la linia telefonica i no ia telefon. Aconseguire convertir la blackberry en un modem? Ho volia fer fa tmps

Al mismo tiempo, un paisano de Zaragoza, periodista de profesión y preocupado por las espirales y las cosas pequeñas, leía la nota de tretdis y a través de su cuenta de usuario de twitter purnas decía un rato después:

@tretdis t'estic trucant des de la tele! no t'espantis

En efecto, a pesar de la falta de teléfono fijo en Pena-roja Purnas (osea yo) y tretdis (osea éste) se podían comunicar gracias a la tecnología móvil. Unos malvados y pérfidos ladrones habían robado por tercera vez el cableado de cobre de Pena-Roja y habían dejado al pueblo sin teléfono, sin Internet y aislado del resto del mundo por cable. Pero no por ondas.

Por eso, una aplicación 2.0 como twitter, sumada a la tecnología de los teléfonos móviles ha generado un movimiento suficiente como para llegar a un medio convencional como la tele y hacer desplazar un equipo de Aragón Televisión al Matarranya. ¿Y si un medio digital ya publicara la noticia?

Los que no han caído en la cuenta todavía, por cierto, son los de Telefónica. Sorprendentemente, sin cable, en el Matarranya, Telefónica no existe. Pero Vodafone, Movistar y Orange sí. La web 2.0 también. Twitter, por supuesto. Y los matarranyencs conectados, más.

Si alguien quiere conectar conmigo en Twitter puede hacerlo a través de http://www.twitter.com/purnas.

 

Etiquetas:

Desde 2004 luchando por el mundo 2.0

Miércoles, diciembre 5, 2007 22:56
Publicau en a categoría periodismo, purnas

Hoy he hecho un ejercicio que hacía tiempo que no hacía. He leído uno por uno (algunos por encima) todos los post que escribí en 2004 (y el primero, de 2003). Yo entonces vivía en Barcelona. Escribía fundamentalmente de política. Nunca he dejado de hacerlo. Yo soy política. Todos somos política. Mi yo personal no deja de ser política, porque es, y porque es en relación a otros. A los que se emocionan cuando hablo de manos, las propias y las ajenas, también a los que les ofende que hable de países que no están en muchos imaginarios. Incluso a los que gusta (o disgusta) que escriba en lenguas que no entienden, ni quieren entender, ni entienden porqué las amamos.

Toda esa red de relaciones sociales tejidas desde Purnas, al margen de si vivo en Barcelona, en Zaragoza, en A Fueba o donde sea, siempre ha estado presente. Desde 2003. Siempre he sido yo porque he recibido inputs de otros que han estado allí. He recordado al leer el 2004 a los compañeros de Universidad, con los que disfrutamos de cinco días especiales en Mallorca. Los duros días de marzo. La lucha contra el trasvase, ahora tan lejana. Las muertes de Pepo, o de María Campo. El triunfo de Santaliestra. Las sucesivas luchas de Artieda, de Yesa.

He visto gente que ya no está. He sentido manos que ya no están. He sentido incluso manos que no estaban entonces, pero que vinieron después. Me llamaron Imbécil trabajando en una librería, me echaron de un bar, ganamos una Final de Copa del Rey en Montjuic. Cada post de aquel año (de los de después también) cambió mi forma de pensar sobre algo. Incluso he leído algunos que ahora no escribiría nunca. Es el transcurso del tiempo. Es la red social que te protege de las redes ajenas. Es la defensa de mi mundo de imágenes, letras, unos, ceros, manos, bocas y espirales, ante el mundo que no es nada de eso. Todo eso me ha moldeado hasta ser lo que soy. Y me seguirá moldeando.

Gracias por seguir con Purnas. Gracias. Lo he repetido muchas veces, lo dijo Buenaventura Durruti y se me quedó grabado a fuego, se me sale a la piel cuando paso por Pina de Ebro, en su cuartel general en la lucha contra el fascismo. “Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”. Trabajo nuestro es pasarlo a nuestras manos, a nuestro cerebro, a nuestro espíritu. En letras, fotos, canciones, unos y ceros. De momento. El mundo nuevo de los pequeños gestos. El mundo nuevo de las pequeñas revoluciones que se convierten en grandes revoluciones. O no. Pero por nuestro corazón que no sea. El mundo 2.0 está por llegar. Sin duda. Todo es ponerse. Los estímulos no nos faltan.

Etiquetas:

De la web 2.0 y de las menciones

Jueves, noviembre 29, 2007 19:01

Lo de la lotería ha sido todo un éxito. Quedan todavía participaciones , así que ánimo. Me sigo despertando a las 4 y 20. Hoy también a las 7. Para ir cambiando ritmos. Para ir pensando en círculos. El caso es que desde EntreNómadas han elaborado una curiosa teoría al respecto. El misterio Chorche, lo llaman. ¿Soy un santo o un extraterrestre?. Alguien me hizo una foto una vez y dijo que era un marciano. Será verdad.

“Tengo una teoría: creo que Chorche ya no es Chorche, creo que unos invasores de cuerpos le suplantan y esa hora, la de las 4:20, es la hora decisiva del intercambio entre cuerpos robados y planetas.”

“A Chorche le pasa lo que a Santa Teresa de Jesús, que se despertaba a esa misma hora todos los días, luego meditaba y anotaba sus emociones, Chorche medita en su blog en lugar de en la celda, y los fieles de Santa Teresa somos l@s blogger@s que le leemos”

Además, la historia de la lotería propiciará algo este fin de semana. Seguro. O eso me dicen. Estaremos pendientes. Quizás giremos, no solo en espirales, sino arrastrados por las aspas. Confiando, sobre todo, en que Don Quijote no nos embista.

También ha tenido repercusión la reflexión sobre la prensa 2.0 en Aragón. Yo dije que había la necesidad de un medio digital 2.0 aragonés y Daniel Torres Burriel aprovechó para hacer un anállisis completo de la realidad de la prensa digital aragonesa.

“En resumen, y por ir acabando con este interminable post, el panorama es de muy bajo perfil. Esa es la realidad. La apuesta estratégica de los medios digitales aragoneses no pasa por la web 2.0 ni por la generación de comunidades de usuarios, ni mucho menos por la del establecimiento de redes sociales en torno a ellos. El panorama está teñido de un color del siglo pasado y parece que los tiempos no han cambiado.

Ignoro a qué es debido. Y no es este el espacio ni el momento para hablar de ello. Lo que tengo claro es que el usuario, las personas, los lectores, la audiencia no está presente, en líneas generales, en los medios digitales aragoneses.”

Volviendo al tema, hoy Dani también se hace eco de una funcionalidad del Avui.cat que le he comentado.

Uno de esos descubrimentos no es que sea nada nuevo conceptualmente, pero tengo que reconocer que me ha dejado impresionado por su sencillez y originalidad. Gracias al propio Jorge Romance (que de medios digitales sabe un rato largo) me encuentro con una forma de visualización de noticias que, básicamente, me gusta mucho.Se trata de un modelo de visualización de información del diario digital Avui.cat y que nos deja ver las noticias pero de forma geolocalizada.

Creando, usando, difundiendo, divulgando y esparciendo semillas. 2.0 por el momento. La vida sigue ahí fuera, pero entre unos y ceros también se encuentra y nos encontramos. Vamos a aprovecharlo.

La necesidad de un medio digital 2.0 aragonés (I)

Martes, noviembre 27, 2007 14:43
Publicau en a categoría periodismo, purnas

Entre los sueños alucinados de cualquier noche a las 4 y 20 (sí, me sigue pasando) se me ocurren mil ideas para empezar a proyectar. Para empezar a vivir y crear. Después, cuando me despierto a mejores horas, la nocturnidad deja paso a la vida corriente. Tan corriente que no te da tiempo ni a mirar detrás de las esquinas. Mucho menos en estos días de cierzo. Ese cierzo que me enamora salvajemente y que me corta la cara de manera más salvaje aún. El cierzo con el que no puedo ni vivir, ni dejar de vivir. Vamos, que cuando está lo odio, pero cuando no, lo echo de menos. Son esas contradicciones las que llenan mi vida de espirales, y son esas mismas contradicciones las que veo reflejadas en la actividad pública. Porque las busco, y, sobre todo, porque no es tan difícil encontrarlas.

Cuando hablábamos del nuevo periodismo, hace años. Hace meses. Hace días. Hablábamos de un periodismo participativo, donde la voz del ciudadano (ejem) tuviera protagonismo. Los medios intentaron adaptarse, sin duda. De manera dubitativa al principio. Más alegre después. El después de darse cuenta de que ese nuevo protagonismo de la gente tenía, además, beneficios económicos, claro. Allí surgieron otros conceptos, el periodismo ciudadano, los foros, los comentarios, los blogs de los medios tradicionales, las versiones online. Pero, siempre hay un pero, no es lo mismo un medio tradicional que se convierte a lo que es un medio nuevo que surge, aunque sea desde un medio tradicional.

Ejemplos. El diario Avui fue el primero de todo el Estado en tener página web y versión online. Titulares y versión PDF. Punto pelota. Ahora han creado Avui.cat, un medio que surge de otro medio. El diario el Pais , después de sus inicios de versión digital, actualización, pago por todo lo demás, ahora han creado lo que podría ser un nuevo medio digital. O al menos un germen de. El Mundo que pasa por ser el más visitado, tiene un concepto bastante claro, que a pesar del cambio de línea editorial, sigue manteniendo ese espíritu de medio diferente al de papel. También ADN o Público, de los que se podría decir que tienen una versión papel y no que son periódicos con versión digital. O más o menos. Los hay también que ni siquiera tienen versión papel, políticamente en las antípodas, podemos citar Libertad Digital, con un curioso método de pago por comentario, Vilaweb, en Cataluña/Països Catalans, y Vieiros en Galicia.

Ninguno de estos ejemplos tiene réplica en Aragón. Los dos únicos medios nacionales, Heraldo y el Periódico , mantienen una visión anquilosada de lo que es un medio digital. La Televisión Autonómica no ha generado un portal de noticias al que seguir como referencia, como puede ser el Telenoticies.cat de TV3, y Aragón Digital se queda a medio camino, porque actualiza una vez al día, y porque sus noticias son exclusivamente las notas de prensa que han elaborado para otros contenedores informativos. Falta también iniciativa privada, desde luego. Hay pocos ejemplos, hubo en su día un Compleganza, que fracasó, para los grupos alternativos, hay un Nobleza Baturra, que es un foro con algunas noticias, hay un Zaragozame que es una interesantísima propuesta, pero que no tiene línea editorial, ni es un medio online, sino un escaparate de visiones… En fin, un abanico pobre.

El Heraldo y el Periódico mantienen, digo, esa visión anquilosada de formas diferentes, y hago un repaso somero, muy somero.

Heraldo actualiza lento y mal, a veces colocan un banner pequeño con entradas de agencias, y sólo en caso de necesidad actualizan la portada del día. Sí que es verdad que dan en ocasiones links en los laterales de la noticia, pero exclusivamente corporativos y pocas veces informativos. Y punto pelota. Nada más. Hay que pagar para ver cosas de “la edición impresa” y ahora se han lanzado a algún blog (por cierto, dejando de lado sistemas de blogs aragoneses como blogia para irse a otros lares). Además es un escaparate publicitario tan abigarrado que ni es publicitario ni es escaparate. Nada de comentarios, sólo faltaría. No publican suplementos dominicales, ni especiales. Es paradigmático el caso de la página sobre blogs que sale los domingos, que, evidentemente, no se pueden enlazar desde la versión papel, y, como no la publican online, no se pueden tampoco visitar desde Heraldo.es.

El Periódico actualiza más. Han cambiado la forma de trabajar y se ve más movimiento en portada. Han colocado la posibilidad de hacer comentarios, y eso, más que otra cosa, les ha dado miles de visitas más. Aventuro. La interacción es algo que valoran los usuarios, y poder decirle a Hipólito Gómez de las Roces, Mariano Gistaín, Juan Bolea o José Luis Trasobares lo que piensas de sus artículos, o polemizar ad infinitum sobre las manifestaciones antifascistas, Las Vegas 2, o los Presupuestos, generan más tráfico que cualquier artículo sin más, por bueno que sea, y de la firma que sea. Pero la mayoría de las veces, y este es un punto muy negativo, vuelcan directamente el contenido de papel. Tan es así que a veces aparece esa frase absurda de “sigue en la página siguiente”. Cuando no la hay. O cuando hablan de blogs, o webs, las escriben en negrita pero sin hipervínculo. Osea. Como que no. Además, la propuesta gráfica es más bien pobre, y la publicidad ni siquiera es particular de Aragón, por lo que a veces salen anuncios para comprar pisos en Barcelona o lavavajillas en L'Ametlla de Mar, es un poner.

Además, y esto es un problema que apunto desde aquí, y que, por supuesto, no es tan objetivo como lo anterior, su centro de atención es España. Son periódicos de visión centralizadora española con un fuerte componente regional (más el Heraldo) y, con una gran presencia de noticias de Aragón (especialmente de Zaragoza), sin tener en cuenta por un lado, a Aragón como sujeto individual, ni a las partes de Aragón, pueblos, ciudades y comarcas, como entes importantes además de la propia capital.

Por eso, y después de esta argumentación, que no es una argumentación sino un análisis rápido, somero, superficial pero mascado desde hace meses, creo en la necesidad de articular un conglomerado de intereses de forma que se cree un medio aragonés digital diario, basado en la interacción, en la web 2.0 que cuenta con el usuario/creador, con la capacidad de influir, de generar intereses, de generar dinero, de dotar a la sociedad aragonesa de un nuevo punto de vista económico, nacional, político, social, identitario, deportivo, cultural y vital. He dicho.

Yo, Jorge Romance.

ps. Podría seguir hablando, claro.

Etiquetas:

Reflexionando sobre mi mismo. (III) El periodismo (II)

Lunes, agosto 6, 2007 20:33
Publicau en a categoría periodismo, purnas

Preguntas en la calle. ¿Usted que opina de la cría del cangrejo salvaje? Las respuestas son claras. Nueve personas te dicen que es una cosa “muy natural” y que se “necesita como el comer”. Una solo te dice “Mataré a todo el que críe cangreo salvaje en cautividad”. Llegas a la redacción para hacer tu noticia. Evidentemente, la gran mayoría de los ciudadanos entrevistados han aprobado la cría del cangrejo, y sólo uno lo desaprueba, eso sí, de forma brutal.

 

Ahora hay que elegir una sóla frase de uno de ellos para ilustrar tu reportaje. Sólo puedes poner una frase de una de las personas, y, con ella, hilar tu discurso en la noticia. Evidentemente, la que más fuerza tiene como frase sacada de contexto es la del amenazador “Mataré al que críe cangrejos”, pero la realidad de la calle es bastante distinta. Es cierto que las minorías tienden a ser más ruidosas. Tienen que hacerse oír. Pero estamos hoy hablando de otra cosa. Hablamos de que hay que pulsar la calle y palpar una realidad. No hablamos de si el cangrejo es bueno o malo, sino de lo que opina la gente en la calle.

 

¿Qué harías tú? Hay dos opciones…representar la normalidad o mostrar el morbo de la violencia más que minoritaria. En esa elección está la delgada, delgadísima línea entre información, espectáculo y morbo. Repasemos las televisiones, especialmente…y ¿qué descubrimos?

 

Falta de rigor. 

Etiquetas:

Reflexionando sobre mi mismo (II). El periodismo

Viernes, agosto 3, 2007 20:10
Publicau en a categoría periodismo, purnas

El periodismo antiguo está muerto. Con esta frase contestaba a un mail que me enviaban desde Barcelona. Y no, no me refería a que ahora las nuevas tecnologías han creado un nuevo periodismo. No hablo del periodismo social, del comunitario, de internet como medio de comunicación de masas. Hablo del periodismo antiguo, aquel al que representan Julio Camba , Pla, Larra y tantos otros. El periodismo antiguo se distingue del moderno por varias cosas. Por el uso del lenguaje. Básicamente. El cuidado absoluto y respetuoso respeto por las palabras, por la lengua, está excluido hoy día del periodismo. Ejemplos los hay a miles, y, evidentemente, las Facultades de Periodismo no enseñan a escribir.

El periodismo antiguo tenía los ojos abiertos. ¿Por qué? Porque no había gabinetes de prensa. El periodismo antiguo era denuncia. No era respeto por las instituciones. Y, desde luego, no confiaba ciegamente en las instituciones públicas. Cosa que ahora pasa, con el agravante, incluso, de que en realidad no depende de la institución sino de quien la gobierne. Baste ver quien, cómo, y por qué, dice ahora lo que no dijo hace tres días con el puente de piedra, Yesa, la Romareda, el tranvía, la alta velocidad…Los medios no responden a la realidad, sino a la realidad que nos venden. No es la primera vez que hablo de ésto, ni será la última. De eso que llamábamos deontología.

El caso es ver que lugar ocupo yo en todo este entramado. Como aplico mis creencias, mis ideas, mis teorías, lo que leo, lo que veo, lo que vivo y lo que escribo en este periodismo moderno. El que no cuenta historias sino que relata notas de prensa. El que va a toro pasado. El que no descubre sino que encubre. El que muestra las caras de los presuntos culpables y da sus nombres. El que siempre va por detrás de los gabinetes.

Y de momento ocupo el lugar que puedo. Tratando de cuidar el lenguaje. De no falsear la realidad. De buscar otras caras y otras historias. Protestando cuando considero que se vulneran la ética y el código de la profesión. O intentándolo. POrque todos acabamos cayendo en esta rueda de mentiras y medias verdades y verdades y medias mentiras que es el periodismo moderno. Y el caso es que no es fácil. Y el caso es que el espíritu crítico también me influye y me incluye a mi mismo. Continúo en la inmersión en mi mismo. Hace falta.

Etiquetas:

De la deontología como una de las bellas artes

Jueves, febrero 3, 2005 12:31
Publicau en a categoría periodismo, purnas

Mientras los madelmanes sean secuestrados y los medios de comunicación occidentales no sean capaces de distinguir la realidad de la ficción, no hay nada que hacer. El periodismo estará perdido en su marasma de buenas intenciones, bienpensantes intenciones, mejor dicho. El periodismo estará perdido en sus ganas de que pasen cosas, aunque sean mentira. Mientras a la vez que nos ahorran la sangre y las vísceras nos asaltan con adagios en medio de la catástrofe, no hay nada que hacer. El periodismo estará perdido en su función catalizadora de emociones y la publicidad engañosa. Mientras a la vez que nos llenamos la boca contra la manipulación sigamos leyendo los datos del IPC tal y como nos los proporciona el Gobierno, no hay nada que hacer. El periodismo estará perdido en la ley del mínimo esfuerzo (intelectual) ,y seguiremos hablando del 3% cuando el pan ha subido un 45%. Mientras los hechos sigan siendos los hechos, los veas desde donde los veas y opines desde donde opines, no hay nada que hacer. Porque detrás de cada visión hay un mundo, y detrás de cada mundo (léase País, Periódico, Vanguardia, Razón…) un grupo empresarial que te impone esa visión. Mientras los muertos se mueran de mil formas escabrosas y nos empeñemos en sacar las imágenes del autobús quemado en vez de la sangre en la cuneta, no hay nada que hacer. La sociedad occidental seguirá pensando que una luz cegadora (como de nieve), vendrá en forma de halo para llevarte, sin ningún dolor, a donde ya no hay vida. Y sobre todo, la sociedad occidental pensará que un tiro en la cabeza es exactamente igual que un enfisema pulmonar. O sea, minucias. Mientras todo esto pase, hablar de “deontología del periodismo” seguirá siendo la misma pérdida de tiempo que poner puertas al campo. Por supuesto hay quien las pone, para que no se escapen las vacas. Itxi ataka, mesedez.

……..

Jueves lardero, longaniza en el puchero. Ummmmmm.

News Building. Deconstruyendo el mensaje

Sábado, febrero 7, 2004 14:09
Publicau en a categoría periodismo, purnas

La construcción de la noticia. Interesante teoría que te explican en la facultad. Hasta cierto punto, estúpida, pero interesante. Hoy doy un paso más. La construcción del telediario. Iba a escribir sobre las empresas y los trabajadores, fruto de una reflexion surgida del patxaran vespertino. Pero ahora que me pongo, me pone más lo del telediario. Y da para un libro, seguro. A3 Noticias. 15:00 de la tarde, gusto amargo por el final de los Simpsons. Apunte sobre el atentado en el tren de Moscú. “Rusia no negocia con terroristas, los aniquila” ha dicho Putin. Carod-Rovira por lo que se ve, hace tiempo que no viaja a Rusia. Bueno, que me lío. Después de Rusia el programa del PP. Con gráficos, esquemas, bien resumido. Todo lo que no han hecho en estos ocho años, puesto como para ti y para mí. Luego tocaba hablar del PSOE. En principio del PSOE federal. Un minuto de Zapatero en discurso vago, y luego Felipe Gonzalez y Guerra criticando a Zapa. Estupendo. Habían cubierto el cupo de tiempo del PSOE criticándolo. Genial. Después otros dos o tres minutos de Zaplana, el publicista mágico. Es lo que se llama en basket manejar el timing del partido. Así hasta el infinito. Después es lógico que los periodistas de A3 se quejen de la manipulación a la que están sometidas sus informaciones. Los periodistas a los que el Grupo Planeta no despide, claro.
Por cierto, para acabar, y para zaragocistas. Aguado tendrá homenaje en la Romareda. El equipo de la Recopa, ay que tiempos, contra el Dream Team del Barça. Y antes, exzaragocistas contra equipo actual. Garitano, Gustavo Lopez, Kily…A veces, cualquier tiempo pasado, fue mejor. Por lo menos en el fútbol.

Pachina 4 de 41234