A crema d’a Constitución y o poder d’os simbolos

Martes, abril 12, 2016 17:47
Publicado en la categoría purnas

Por si no tos ha plegau por garra puesto hue una periodista que fa colaboracions en a televisión publica de Catalunya, TV3, ha cremau unas pachinas d’a Constitución Espanyola en directo. Ha feito ista crema controlada de papers en refús de a decisión d’o Tribunal Constitucional espanyol de suspender a lei catalana que feba que garra familia veye-se como as companyias enercheticas lis tallaban o suministro si no podeban pagar as condutas. Iste ye o video.

L’acto en si mesmo, como ye de dar, ha devantau as queixas de bells sectors d’a sociedat. Ya sabetz, que si os nazis tamién cremaban libros, que a propia constitucion guarancia que pueda fer istas barrabasadas, que si o respeto por a constitución que mos hemos dau totz…Y ye aquí an que quiero dentrar-ie.

Somos en un puesto d’o mundo an que os simbolos han puyau por dencima d’o que ripresentan. Quan o Constitucional dicta que ye bien normal que a chent pueda quedar-se sin luz, augua u gas quan se quedan en situación precaria, encara que a propia constitución guarancia os dreitos d’a chent, dentre atros, a tener una vivienda digna, as voces que se sienten indignadas no son prou alteras, que digamos. No se cretica o TC por actuar asinas. Pero sin dembargo, cremar a constitución ye un problema grieu de convivencia. Que la Constitución siga un arma politica pero no un manual d’emplego dentre a ciudadanía sobre dreitos y debers, quan ixo de “totz somos iguals” en a constitución ye nomás que una frase de marketing, no bi ha tantas voces indignadas como quan bell ser humano en particular decide creticar/estricallar/cremar o texto. Ye más important o simbolo, que no pas o rispeto estricto a lo texto. Un texto que avala, vaga-le, a libertat d’exprision, y quemisió, lo mesmo creticar a crema por fer servir un dreito ye una incoderencia de raso.

Pasa lo mesmo quan se crema una bandera d’Espanya, por meter un caso. A indignación ye maxima en bells sectors d’a sociedat, pero casualment, son sectors d’a sociedat an que o porcentache de chent que en cuentas de pagar os impuestos en Espanya se cagan en o país que dicen esfender ta fer-lo fuera. Asinas que, una vegada más o simbolo, a bandera, ye por dencima d’o que representa, o país, l’estau, os ciudadans.

U ixos catolicos, tipo familia Pujol, que de seguras que creticarian a crema d’una Biblia an que amanixe, bien platero, ixo de No furtarás.

Somos en un mundo de simbolos. Somos en un mundo d’imachen. Somos en un mundo, en un estau, en un país, an que, a la fin, mos importa más a representación d’a realidat que la realidat mesma. A representación d’a lei, que a lei mesma. Y asinas quatre mesos dimpués, o simbolo politico d’a negociacion ha estau muito más important que a propia negociación y camina Espanya enta atras nuevas eleccions. Constitucionals, ixo sí, y ignifugas, si ye posible.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario