Sherlock Holmes y o pre d’o periodismo

sábado, febrero 18, 2012 12:33
Publicado en la categoría periodismo, purnas

Gracias a la marabillosa serie Sherlock d’a BBC, y a que tiengo más tiempo libre, soi releyendo o corpus completo d’escritos que sobre Sherlock Holmes fació Arthur Conan Doyle.  Escritos ta una sociedat concreta, en un inte concreto, pero que amuestran amás d’as habilidatz d’o protagonista, os afers y quefers d’un mundo desapareixiu pero que encara guarda bellas semellanzas con o tiempo que mos pertoca vivir. Traicions, aimors, desaimors, pasión por os diners, furtos, enganyos…desfilan por os esmolaus uellos y ment de Sherlock que preba d’ubrir-se camín por as trapas d’os criminals.

Pero en iste inte concreto ta yo, sin triballo, y en un complicau esnavesar d’a labor d’o periodista y d’os meyos, m’ha trucau o ficacio un d’os relatos en que un sinyor bien, decide fer-se pasar por mendigo en cuenta de fer de periodista. Asinas recenta o feito a Sherlock y asinas fa pensar que de siempre os periodistas de carrera siempre han estau mal bosaus.

Son vustés os primers que escuitan a mía historia. O mío pai yera mayestro d’escuela en Chesterfield, an que recibié una excelent educación. De choven viaché por o mundo, triballé en o teyatro y en zagueras me facié reportero en un periodico de tardis de Londres. Un diya, o director quereba que se fese una serie d’articlos sobre a mendicidat en a capital, y yo m’ufrié voluntario ta fer-lo. Iste estió o punto de partida d’as mías aventuras. A unica traza posible d’obtener datos t’os míos articlos yera practicando como mendigo aficionau.

Naturalment, quan treballé como actor heba aprendiu totz os enganyos que fa posible o maquillache, y teneba fama en os camerinos por a mía habilidat en a materia. Asinas que decidié quitar partiu d’os míos sabers. Me pinté a cara y, ta ufrir un aspecto lo mas penible posible, me facié una buena nafra y me ritorcié un costau d’o labio con aduya d’una tira de esparadrapo color carne. Y dimpués, con una peluca roya y vestiu adequadament, ocupé o mío puesto en a zona mas concorrida d’a City, aparentando vender mistos, pero en realidat petuliando. Facié o mío paper mientres siet horas y quan en torné ta casa de nueitz descubrié, con gran sorpresa, que heba replegau brenca menos que vintiséis chelins y quatro peniques.

Escribié os míos articlos y no torné a pensar en l’afer dica que, bell tiempo dimpués, avalé una letra d’un amigo y de bote y boleyo me trobé con una orden de pago por valor de vinticinco libras. Me torné barrenau prebando d’achuntar os diners y de rapiconté se m’ocurrió una ideya. Solicité a l’acreedor una prorroga de quince diyas, demandé vacancias a os míos chefes y m’adediqué a petuliar almosna en a City, disfrazau. Nomás que diez diyas me costó de aplegar totz os diners y bosar a deuda.

Prou que sí, ya se’n prexinarán lo dificil que me resultó sozmeter-me de nuevo a un triballo fatigoso por dos libras a la semana, sabendo que podeba ganar ixa cantidat en un diya con nomás que pintar-me a cara, deixar a gorra en o sulero y asperar posau. I habió una larga luita entre o mío argüello y os diners, pero a la fin ganoron os diners, deixé o periodismo y me fue a posar, un día dimpués d’unatro, en a mesma cantonada d’o prencipio, inspirando lastima con a mía espantosa cara y emplindo-me as pochas de monedas (…) Muit pronto me trobé con que yera cabidando sumas considerables de diners. No pretendo dicir que qualsiquier mendigo que camine por as carreras de Londres pueda ganar sietecientas libras a l’anyo —que ye menos d’o que yo ganaba por termin meyo—, pero yo contaba con importants avantallas en a mía habilidat t’a caracterización y tamién en a mía facilidat t’as replicas inchenyosas, que amilloré china chana con a practica, dica convertir-me en un personache pro conoixiu en a City. Totz os días cayeba sobre yo una plevia de peniques, con bella que unatra moneda de plata intercalada, y muit malament se m’heba de dar ta no quitar por lo menos dos libras.

L’hombre d’o labio tuerto. Arthur Conan Doyle

Prou que cualsiquier pareixiu con a realidat ye coincidencia. Encara no he visto yo garra periodista que se disfrace ta ir ta tertulias d’a tele que heba criticau antis, u periodistas dignos que por un plato lentiellas a la fin s’adediquen a ulorar os balons d’os famosos de meyo pelo…a qué no?

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “Sherlock Holmes y o pre d’o periodismo”

  1. Bitacoras.com says:

    febrero 18th, 2012 at 12:36

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Gracias a la marabillosa serie Sherlock d’a BBC, y a que tiengo más tiempo libre, soi releyendo o corpus completo d’escritos que sobre Sherlock Holmes fació Arthur Conan Doyle.  Escritos ta una sociedat concreta, en un……

Dixa un comentario