A television, o periodismo y yo

miércoles, junio 16, 2010 18:05
Publicado en la categoría purnas

Istos diyas dentre l’enguero de Troballa y as noticias sobre reformas laborals y as barallas de Mediapro, soi estau pensando muito sobre a mia vida laboral, y tamien, porque no, presonal. Como tantas atras vegadas. Os mios emboliques de capeza los me quedo, que no intresan a dengun, pero quereba compartir bells paragrafos de lecturas que un diya facie y que istos diyas dondiaban y esnabesaban os mios prexins.

A cronica de sucesos ye una mena de sucedaneo alacetal, primitiu, d’a informacion, muit important porque a totz intresa, atamas d’a suya inanidat, pero que plena o tiempo, un tiempo que podeba emplegar-se en atra cosa (…) y o tiempo ye un producto escaso en television. Si s’emplegan istos menutos tan polius ta cosas tan febles estara porque son importantz, porque amagan cosas valuosas.  Sobre la televisión. Pierre Bordieu.

Atro factor crucial ye a inseguridat laboral. Ya me replecan, ye ixo que os economistas gosan dicir “flesibilidat d’o mercau de triballo”, que en resultara maravielloso ta la teolochia economica dominant, pero ye una autentica maldicion ta las presonas. Flesibilidat d’o mercau laboral sinnifica que has de triballar oras extra sin saber si maitin tendras triballo, por exemplo. No bi ha achustes, no bi ha dreitos.  La (des)educación. Noam Chomsky.

Ta la estratechia d’a institucion a flesibilidat d’os chobens lis fa mas maleyables en terminos de riesgo y sumision dreita. La Corrosión del carácter. Richard Sennet.

O periodismo ye una d’as profesions en as que bi ha mas presonas no satisfetas, indinnatas o cinicament resinnatas, y en a que ye prou comun a esprision (sobre tot dentre os dominaus, profes) d’a ira, a nausea o lo desanimo devant a reyalidat d’una profesion que contina vivindo-se o reivindicando-se  como esferent d’as atras. Pero somos prou luen d’una situgacion en a que istos refuses pueden esdevenir en una autentica resistencia individual y sobre tot, colectiva. Sobre la televisión. Pierre Bordieu.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

5 Respuestas to “A television, o periodismo y yo”

  1. Bitacoras.com says:

    junio 16th, 2010 at 18:08

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Istos diyas dentre l’enguero de Troballa y as noticias sobre reformas laborals y as barallas de Mediapro, soi estau pensando muito sobre a mia vida laboral, y tamien, porque no, presonal. Como tantas atras vegadas. Os mios ……

  2. Raul says:

    junio 16th, 2010 at 18:29

    Muy buen  post

    Casualmente tengo el libro de Sennet en mi bolsa para llevar mañana a la playa. 

    El del señor Bordieu también tiene buena pinta  

  3. Chorche says:

    junio 16th, 2010 at 18:31

    El de Bordieu es para echarse a llorar de lo que estamos haciendo, Raúl, te aviso 😀

  4. Rafel says:

    junio 17th, 2010 at 8:07

    El libro “La función de los intelectuales” de Gramsci creo que es perfectamente aplicable a los periodistas. Hace años que lo leí, el ejemplar que hay en la Biblioteca de Humanidades de la Universidad de Zaragoza (edición de Grijalbo en 1976, prólogo de Jordi Solé Tura, ah! el eurocomunismo!) no recuerdo si hacía mención expresa a los periodistas, pero Gramsci fundó l’Unitá, el periódico de los comunistas italianos (bueno, hoy no sé como podría definírsele), así que sin duda los incluiría en ese sector.
    En resumen, los intelectuales deben renunciar a constituir una clase social a parte, pues ello tan sólo los convierte en una casta al servicio de la clase dominante. Los periodistas (los intelectuales en general) de izquierdas deben asumir que son un grupo social cuyo trabajo político como tales sólo puede estar al servicio de la emancipación de la clase obrera, en concreto en la construcción de una hegemonía cultural de la misma, construyendo referentes culturales alternativos a los impuestos por la clase dominante a través de “los mercados”. ¿Lo estamos haciendo?

  5. Raul says:

    junio 17th, 2010 at 17:04

    Me lo imagino. Pero siempre es bueno leer de forma estructurada lo que pensamos y sentimos. Primero para recordar que no estamos locos; y segundo para adquirir argumentos e ideas que apoyen nuestra posición. 

Dixa un comentario