Las 40 estilo Shangai

jueves, octubre 1, 2009 17:53
Publicado en la categoría purnas

Como con todos los cambios sociales las ciudades que nos ha tocado vivir están adaptándose poco a poco a las nuevas realidades. El bar de toda la vida lo llevan personas venidas de China, el que cuida al abuelo es ecuatoriano, el que nos hace la obra del baño es rumano y el que arregla la zanja de la calle senegalés. Es decir, los venidos de fuera hacen lo mismo que hemos hecho entre nosotros toda la vida (y aquí incluyo también lo malo, claro). El encaje (o no) de estas nuevas realidades responde a muchos criterios, partiendo de la madurez de una sociedad y llegando a la situación económica. En efecto, y no es la primera vez que lo digo, el estado ideal es en el que sin perder lo que somos no veamos a los “nuevos” como “nuevos” sino como nosotros. Sí, nadie dijo que fuera fácil. No lo es.

A mí me siguen llamando la atención esos contrastes que se producen. Nos hace gracia el niño oriental vestido de jotero o que baila un paloteau. Seguimos sonriendo cuando el camarero marroquí dice “joder” o “hijoputa”. Todavía nos choca ver a gente de “colores” diferentes cogidas de la mano o dándose un beso.

Hoy se cumplían 60 años de la revolución en China. 60 años cargados de muerte, desarrollo, modernización, servidumbres, planes, oscuridades y falta de democracia. 60 años que han seguido viendo como muchos chinos, como siempre, salían de su país para ir a otros países a hacer lo que parece que han hecho siempre. Trabajar, trabajar, montar negocios, bajar precios y trabajar. Hoy, Ran, el dueño del bar de debajo de casa miraba en CCTV-E (el canal en español de la televisión china) el macrodesfile que han celebrado en Pekín.

tele

Mientras en la tele veíamos desfilar perfectamente sincronizados a miles de chinos Ran suspiraba en cada cohete. “Dinero que se convierte en humo”, ha dicho. Claro. Debajo de la tele, ajenos al desfile y a los comentarios míos y de Ran, cuatro personas practicaban uno de los deportes nacionales. Jugaban al guiñote.

guinyote

Son imágenes de este país nuestro. Guiñote y revolución. Y con sus problemas y desencajes, esta es nuestra realidad, la de poder cantar las cuarenta mientras la televisión homenajea a Mao, gracias a uno de los hijos de Mao que no pudo aguantar más allí y decidió venir aquí a empezar una nueva vida. Ran canta hasta los goles del Zaragoza, y cuando juega al Championship Manager elige al Zaragoza como equipo. En el bar sigue el guiñote sigue pero no alabamos a Mao, aunque algunos hemos aprendido a decir Xiexie. En el fondo todo es más fácil cuando pensamos en personas y no en números o rasgos faciales. Claro, que, para eso, hay que conocer a las personas, y, para eso, hay que acercarse. Habrá quien diga que nunca ha visto a un chino en Zaragoza, igual que hay quien dice que nunca ha oído a nadie hablar alguna lengua en concreto. Con ojos cerrados es imposible ver.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “Las 40 estilo Shangai”

  1. Bitacoras.com says:

    octubre 1st, 2009 at 17:53

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Como todos los cambios sociales las ciudades que nos ha tocado vivir están adaptándose poco a poco a las nuevas realidades. El bar de toda la vida lo llevan personas venidas de China, el que cuida al abuelo es ecuatoriano, el…..

Dixa un comentario