El Pilar fascista

lunes, agosto 17, 2009 13:43
Publicado en la categoría purnas

Placa fascista en la Basílica del Pilar

Placa fascista en la Basílica del Pilar

Esta placa de mármol se encuentra en la Basílica del Pilar de Zaragoza. La ley de memoria histórica parece no afectarle, y como está en un lateral del coro, en la parte opuesta del camarín de la Virgen, no debe tener demasiadas visitas.

La placa colocada en 1940 simboliza la gratitud a la Virgen del Pilar de “todos españoles fieles de Cristo” por la liberación de la patria durante la Guerra Civil. Una placa que abunda y muestra la adhesión de la Iglesia Católica al levantamiento fascista, a la represión franquista y a la dictadura. Por eso Franco entraba bajo palio al Pilar, como la hostia o el Papa.

Hoy han pasado unos cuantos años desde entonces, y, la Iglesia ha ido evolucionando, aunque la Conferencia Episcopal española se encargue de demostrar lo contrario cada vez que emite un comunicado. Por ese cambio, y porque en esa guerra había quien moría rezando en ambos bandos, la Iglesia debería retirar esa placa. Si no les basta el hecho de que había de los suyos en ambos bandos, la ley civil les obliga, como en todas partes, a respetar la memoria de los vencidos retirando esa placa.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

6 Respuestas to “El Pilar fascista”

  1. Bitacoras.com says:

    agosto 17th, 2009 at 14:45

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Placa fascista en la Basílica del Pilar Esta placa de mármol se encuentra en la Basílica del Pilar de Zaragoza. La ley de memoria histórica parece no afectarle, y como está en un lateral del coro, en la parte opuesta del c…

  2. Potser says:

    agosto 18th, 2009 at 7:55

    Potser el que s’hauria de fer és afegir una placa al costat d’aquesta que n’expliqués l’origen i la tractés d’obra d’art. Si es destrueix l’art es perd la memòria… Penso que el que s’hauria de fer és no esborrar les traces artístiques del feixisme, sinó contextualitzar-les per no perdre, precisament, la memòria.

  3. S. del Molino says:

    agosto 18th, 2009 at 12:50

    No me hagas mucho caso, pero creo que la Ley de la Memoria Histórica sólo obliga a las administraciones públicas. El Pilar es propiedad de una organización privada llamada iglesia católica. Al menos, en teoría.

  4. Chorche says:

    agosto 18th, 2009 at 13:01

    Potser: és una reflexió interessant, però una placa així te poc d’artistica, i mès de humiliació dels vençuts. Per preservar aquestes coses hi ha els museus, crec. Una placa així en un símbol, com el Pilar, és deixar fora a molta gent, gent que tot i ser represaliada i vençuda pel feixisme recolzat per la esglèsia, continua tenint el Pilar com a referent i a la Mare de Déu del Pilar com a totem.
    Sergio: Pues ciertamente, no lo se, pero para variar, la iglesia es “organización privada” cuando le interesa, porque la pagamos entre todos, por ejemplo, o porque restauramos sus lugares de culto y reunión, o nos guiamos por su calendario. Habría que mirar eso de la ley. ¿alguien sabe?

  5. Inde says:

    agosto 18th, 2009 at 14:12

    Ni ley, ni no ley: esa placa es una barbaridad y lo único que tiene de bueno es que al estar en latín la mayoría de la gente ni la ve (vemos). Tampoco hay una ley que obligue a ponerla: la Iglesia con estas cosas se retrata y hace un flaco favor a la mayoría de sus fieles. Como atea, debería darme igual; pero no me da, joder, que me parece que la gente se merece un respeto. Ajjjj.

  6. S. del Molino says:

    agosto 18th, 2009 at 16:01

    Efectivamente: es que la separación iglesia-Estado en España no está nada clara. Tenemos una Constitución ambigua y unos concordatos muy extraños que, en caso de conflicto, siempre benefician a la misma parte. Está claro que, con la ley en la mano, la iglesia puede poner y mantener lo que le dé la gana en sus instalaciones, en latín o en mandarín. De la misma forma que, con la ley en la mano, el Estado debería tener potestad para no financiar a entidades que mantienen estos letreritos, tan escandalosamente insultantes para buena parte de quienes pagamos impuestos.

Dixa un comentario