Altavoces sin criterio. Los políticos contra el periodismo y el periodismo contra sí mismo

lunes, agosto 10, 2009 12:44
Publicado en la categoría purnas

Estos últimos días se está viviendo un caso paradigmático y extremo del uso que los partidos hacen de la prensa. Cospedal o Camps han pasado vídeos sin periodistas, y sin preguntas, que, además, los medios han emitido sin más. Se suman a los mítines realizados en origen, a las ruedas de prensa sin preguntas o a las negativas sistemáticas a realizar entrevistas sin saber las preguntas de antemano. Estos vídeos son fruto y evolución de aquello otro:

Como bien dice Juan Varela la responsabilidad no es sólo de los partidos que tratan de usar los altavoces en su beneficio, sino de los medios que se dejan utilizar. Es normal que, por ejemplo, los partidos llamen a determinados medios para quejarse por el trato que se les da, eso no es malo, lo malo es que automáticamente, esos medios traten de equilibrar la balanza sin pararse a pensar en los profesionales ni en la realidad.

Varela da unas cuantas claves de lo que se puede hacer:

  1. No informar de ningún acto ni publicar manifestaciones realizadas sin posibilidad de preguntas y acceso abierto de los periodistas a la información.
  2. Publicar siempre las condiciones en las que se realizan los actos oficiales, con qué presupuesto y quién paga y organiza, quiénes son los asistentes y con qué finalidad se celebran.
  3. Exigir la entrega de todos los documentos, estudios o pruebas a las que se aluda y ponerlas a disposición del público.
  4. Hacer constar siempre la disponibilidad de los comparecientes para aceptar preguntas. Especificar si alguna relevante no ha sido respondida.
  5. Reducir drásticamente los entrecomillados y declaraciones de los políticos, especialmente en los titulares y entradillas.
  6. Informar más de qué se hace y menos de qué se dice. Sostener el seguimiento y la evolución de las promesas, proyectos y otros futuribles de los cargos públicos.

Precisamente ayer podía ver en Cinematk una película que, aunque no iba exactamente de esto, sí que mostraba como los medios damos por buenas versiones de las cosas sin un mínimo control ni rigor al respecto. Se trata de “Cortina de humo“, con Dustin Hoffman, Robert de Niro y Anne Heche. Un grupo afín al presidente se inventa noticias (concretamente una guerra con Albania) para preservar la imagen del líder, empañada por un asunto sexual. Este es el trailer.

Es tremendamente explicativa, quizás de una forma exagerada, de como funciona la relación entre el poder y la prensa y,  sobre todo, de lo complicado que es mantener criterios , dignidad y ética, pero, también, llegar a la verdad cuando el gobierno no quiere que llegues, o viceversa. Sirva, por cierto, esta minireflexión no sólo para la política, sino para cualquier otra información que publicamos, ya sea de terrorismo, de deportes o de cultura.

Lo malo de los medios no es que nos vendan motos, lo malo de los medios es que las compremos.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

4 Respuestas to “Altavoces sin criterio. Los políticos contra el periodismo y el periodismo contra sí mismo”

  1. Bitacoras.com says:

    agosto 10th, 2009 at 13:46

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Estos últimos días se está viviendo un caso paradigmático y extremo del uso que los partidos hacen de la prensa. Cospedal o Camps han pasado vídeos sin periodistas, y sin preguntas, que, además, los medios han emitido sin…

  2. langsam says:

    agosto 10th, 2009 at 15:33

    Excelentes recomendaciones de Varela. Supongo que el autor del ariculo deberia considerar que son aplicables a todos los politicos de otros colores: de la vega; zapatero (espcialmente cuando anuncio las negociaciones con eta, con esos asesinos que siguen matando); chaves; etc… Politicos que muchas veces han acuado peor o igual que cospedal

  3. shazz says:

    agosto 10th, 2009 at 16:02

    Compramos la moto para luego revendérsela a l@s ciudadan@s. Aún me acuerdo de aquello de la responsabilidad de los medios, y su función de servicio público y educativo que nos contaban en la facultad… ¡menudo cuento!

  4. elbarzal says:

    agosto 10th, 2009 at 21:50

    Cierto, cierto. Lo peor es que compremos las motos, sin preguntar, sin cuestionar nada, sin comprobar… Como si fuera suficiente citar a una fuente para poner en su boca una barbaridad, o un presunto delito. Como si citar a otro restara responsabilidad a lo que se escribe. Hay que comprobar las cosas, recurrir a más fuentes y sobre todo poner en cuestión todo aquello que nos venden de motu (qué oportuno) propio políticos, empresas o cualquier organización que “de manera altruísta” contacta con un medio para dar una información. Lamentablemente, no se hace. Nos lo tragamos y tal cual lo vomitamos. El espíritu crítico está en horas bajas y acciones de lo más coherente como renunciar a publicar cuando no hay derecho a preguntar resultan prácticamente utópicas, porque también en los grupos empresariales de los medios de comunicación (no confundir con los informadores) hay intereses y no habría una posición común jamás. Triste panorama.
    Lo peor es que no le veo solución. Los grandes grupos de comunicación estan alineados con unos o con otros (obviamente por motivos económicos y no ideológicos, no nos engañemos) y ponen al servicio de los que mandan y/o de los que aspiran a mandar sus medios y sus profesionales, que no dejan de ser unos asalariados y no unos mártires de la causa. En su pequeña parcela de actuación cada profesional puede actuar con más o menos ética, con más o menos profesionalidad. Hay un pequeño margen, pero muy pequeño, porque la política empresarial está por encima de principios y suele eliminar rápido cualquier obstáculo, incluídos los buenos profesionales.
    Largo y pesimista, lo siento. Pero así lo veo.

Dixa un comentario