La ilegalización de Iniciativa Internacionalista

lunes, mayo 18, 2009 12:01
Publicado en la categoría purnas

Estos días hemos visto como la presión política sobre los jueces les ha obligado a ilegalizar una candidatura a las elecciones europeas, Iniciativa Internacionalista. De ella forman parte miembros de la Cucha Independentista Aragonesa, con conocidos y amigos míos entre ellos. La impugnación y posterior ilegalización de esta candidatura supone un paso más en la Ley de Partidos, por varias razones, entre otras, porque sale de los límites del País Vasco y Navarra y porque criminaliza a buena parte de las izquierdas independentistas en España. Los medios españoles, por cierto, han respondido como se les supone, es decir, relacionando, sin leer el auto, a la candidatura y nominalmente a sus miembros con ETA, sin pruebas, y en algunos casos, como en el de los candidatos aragoneses, sabiendo de sobras que esa relación no es, ni de lejos, real.

El auto del Supremo (Aquí en PDF) es un ejercicio de cinismo en el que interesadamente, y con una clara vocación política auspiciada desde el Gobierno español, confunde términos, maximiza indicios absurdos e incluso reconoce su incapacidad de demostrar las acusaciones que sirven para la imputación. El propio Tribunal dice:

Ahora bien, no todos los hechos probados tienen la condición de indicios, pues no todos tienen el necesario valor indicativo. No se trata de que cada hecho probado sea suficiente para llegar a la conclusión afirmada por los demandantes: que la candidatura “Iniciativa Internacionalista-La solidaridad entre los pueblos” es el instrumento que Batasuna pretende utilizar para concurrir al mencionado proceso electoral europeo y, en el caso
de obtener algún escaño, estar presente en el Parlamento Europeo. Pero sí es preciso, para que un hecho sea valorable como indicio, que tenga cierto significado indicativo. (…)
Antes de enunciarlos, procede indicar que algunos de los hechos declarados probados en esta resolución, pese a resultar acreditados por la documental aportada, no pueden sin embargo merecer la atención del
Tribunal por carecer de relevancia desde la perspectiva constitucional y del respeto al derecho a la participación política y al sufragio, tanto activo como pasivo. Así, por ejemplo, no puede tener una significación absoluta en
términos de conexión la circunstancia de haber participado, haberse presentado o pedido el voto para agrupaciones o partidos políticos hoy ilegalizados en periodos alejados en el tiempo y siempre que no exista
continuidad en esa conducta. Tampoco puede tener relevancia alguna la circunstancia de haber participado en mítines de la llamada “izquierda abertzale” o de partidos políticos después ilegalizados, máxime cuando en la
documental aportada no se patentiza la condición en la que esa participación tuvo lugar (si se acudió como conferenciante, o como mero oyente, etc).
No es posible tampoco atender a la circunstancia de que determinadas personas (ya sean dirigentes, promotores, candidatos, representantes o avalistas) hayan tenido o tengan vinculaciones con la llamada “izquierda abertzale”. No es preciso insistir en que en ningún caso puede criminalizarse a ésta, y en los documentos aportados no siempre se concreta si se trata de mera proximidad ideológica a la parte de la “izquierda abertzale” que se mueve en el campo de la legalidad y que reniega de los mecanismos violentos de consecución de sus objetivos, o por el contrario hace referencia a aquella otra parte que ha sufrido procesos de ilegalización.

Sin embargo, todas las pruebas aportadas, menos una, hacen referencia a esas vinculaciones que el propio Tribunal reconoce que no sirven para ilegalizar la candidatura. La única prueba que reconoce el Supremo como válida es que ETA (o Batasuna) insistió en la necesidad de participar en las elecciones europeas, aunque en ningún momento dijo que fuera a través de Iniciativa Internacionalista. A pesar de ello, el Tribunal, creyendo (y digo creyendo, que no probando) que esa era la relación, ha decidido ilegalizar esta candidatura, contradiciéndose a sí mismo, y, por cierto, sin unanimidad entre sus miembros.En todo caso, el que Batasuna pidiera el voto para una u otra opción no es prueba suficiente para criminalizar esa opción. Pongamos, por ejemplo, un escenario en el que la izquierda abertzale, por sentirse traicionada por el PSOE, pidiera el voto para el PP y el PP tuviera esos míticos 100.000 votos de la izquierda independentista vasca.

Un paso así supone una flagrante violación del estado de derecho, por uno de sus altos tribunales, que ha visto como pruebas, por ejemplo, la participación en una marcha contra la macrocárcel de Zuera (donde participan decenas de colectivos y partidos políticos), donde había un cartel de Euskal Presoak. En ese caso, pasear por las calles de Bilbao o Pamplona, acudir a una final de Copa donde juegue el Athletic o ver una etapa del Tour de Francia, supondría una prueba de “vinculación con la izquierda abertzale”.

Haber acudido a un mitin de Jon Idígoras en 1987, también, y hay altos cargos socialistas actuales que en el pasado lo hicieron, e incluso compartieron tribuna de oradores. Es más, haber avalado la candidatura de II, como han hecho miembros de IU, PSOE, PP, o CHA, también supondría indicios de “vinculación”. Haber votado contra la Ley de Partidos, también, porque supone oponerse a la estrategia del estado. Una Ley, que, por otra parte, jamás se ha aplicado en todos sus términos, porque sólo se ha aplicado a la izquierda abertzale y ahora, a la izquierda independentista de fuera del País Vasco y Navarra. Nunca contra candidaturas con asesinos convictos en sus filas, como el que mató a Guillem Agulló en Valencia, ni contra quien no condena la dictadura franquista y sistemáticamente niega sus votos para retirar honores al dictador, como el PP. Tampoco contra quienes estuvieron implicados en actos de terrorismo de estado, como el PSOE.

El paso es grave por lo que significa y porque retrata la falta de separación de poderes y por eso, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel ha dirigido una carta al presidente del gobierno español para reclamar la presencia de II en las elecciones europeas, donde por cierto, si que estará la Batasuna del estado francés, poniendo en entredicho a la democracia española.

Sr. Presidente del Estado Español Don José Luís Rodríguez Zapatero

Reciba el fraterno saludo de Paz y Bien.

Me dirijo a Ud. a fin de solicitarle intervenir y evitar acciones antidemocráticas de cercenar el derecho del pueblo español a la información y libertad de expresión, de exponer sus ideas, incluso con aquellas que no compartimos.

Estamos frente a grandes desafíos y cambios cada vez más acelerados que vive la humanidad y cada uno de nuestros pueblos y necesitamos fortalecer las bases de diálogo y participación ciudadana.

Representantes del hacer cultural, educativo, social y político vienen reclamando el derecho a la participación presentando la candidatura encabezada por Alfonso Sastre, en las próximas elecciones al Parlamento Europeo, denominada “Iniciativa Internacionalista – La Solidaridad entre los pueblos”, nacida de la convergencia de diversas corrientes dentro del marco de la ley y la democracia.

La única forma de fortalecer y avanzar en consolidar el Estado de Derecho y las libertades públicas es la participación social, el diálogo y el derecho de cada ciudadano y ciudadana en la construcción de nuevos paradigmas que permitan construir caminos de libertad y Paz.

Espero Señor Presidente que considere éste pedido. Le reitero el fraterno saludo deseándole mucha fuerza y esperanza.

Adolfo Pérez Esquivel | Premio Nóbel de la Paz, Buenos Aires, 14 de mayo del 2009

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

3 Respuestas to “La ilegalización de Iniciativa Internacionalista”

  1. Bitacoras.com says:

    mayo 18th, 2009 at 12:02

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Estos días hemos visto como la presión política sobre los jueces les ha obligado a ilegalizar una candidatura a las elecciones europeas, Iniciativa Internacionalista. De ella forman parte miembros de la Cucha Independentista…

  2. 39escalones says:

    mayo 19th, 2009 at 8:00

    Ha sido una meada fuera de tiesto en el ya difícil equilibrio de una ley de partidos creada ad hoc (si no fuera así, otras formaciones hubieran seguido los pasos de Batasuna y sus adláteres). Sin embargo, en esta ocasión, resulta gravísimo y preocupante, sobre todo por la nula información y la vaga excusa vendida a la opinión pública, la identidad de la mitad de los avalistas (con los cuales, personalmente, yo no iría ni a tomar un café; son avales que yo jamás aceptaría, pero esa es otra cuestión) que por supuesto tampoco va a exigir detalles si de luchar contra los terroristas se trata. A pequeña escala, el mismo recorte de libertades que padecen en Estados Unidos desde hace ocho años. O más.

  3. Alejandro says:

    mayo 19th, 2009 at 10:58

    Esta vez nos ha tocado más de cerca, de lleno, no sólo por solidaridad con otros pueblos. Resalto lo que has comentado, ahora se ha criminalizado al independentismo de más sitios, quizá fuera uno de los fines a medio plazo de la ley de partidos. Y la nauseabunda manera de jalear este nuevo atropello. Un hurra por el estado de derecho y la democracia parlamentaria.

Dixa un comentario