La infancia se va con el tiempo

lunes, abril 20, 2009 21:29
Publicado en la categoría purnas

Es  una perogrullada. Uno deja de ser niño cuando crece. Físicamente, al menos. Todos conservamos un poco de ese niño dentro, siempre. Pero el tiempo se nos va llevando la parte de fuera. Nuestra apariencia, nuestra mente, nuestra capacidad de sorprendernos. Poco a poco va mutando, apareciendo o desapareciendo. Hay personas que tienen el brillo del niño en los ojos, todavía, y yo confío en ellos.

Pero hay otra parte de nosotros que el tiempo también borra. Es la parte exterior, la más exterior, la que hacen los otros y los lugares, y no necesariamente en ese orden. Se van los abuelos, se van los padres, se van los profesores. Poco a poco, inexorablemente. Es el tiempo. Es ser humano. Es vivir, y morir.

Hoy se me ha ido otro cachito de mi infancia. Una parte del cachito que era un chalet en Logroño. Una parte del cachito que nos contaba generación tras generación los mismos chistes. Nos hacía los mismos trucos de magia. Los mismos chistes y trucos de magia que ponían en mis sobrinos la misma cara de sorpresa que me pusieron a mi hace 30 años.

También era mil botecitos de colonia, mil corbatas, mil peines recolectados en años trabajando de representante. Tesoros de cuando era niño que hoy han perdido un poco el alma. No es el primer trocito de mi infancia que me abandona. Antes fue la mano y los ojos que me enseñaron a pasear Zaragoza. Y la mano y los ojos que me enseñaron a jugar al guiñote. La otra mano y los otros ojos que me enseñaron a ser del Zaragoza y a ser, en buena parte como soy y a contar los chistes malos que cuento (y repito, y tripito). Y la otra mano que me enseñó a amar los macarrones con tomate y a estirar las sábanas de abajo con un sólo golpe de mano.

Son trocitos de mi infancia que quedan en el recuerdo, como ahora Goyo, que se ha ido apenas cuatro meses después que su mujer, Merche, que también es otra parte de mi infancia que se desvaneció después de luchar durante años. Goyo que es el truco del mechero y la servilleta, que es los juegos de niño repetidos a cuatro generaciones diferentes. Hasta siempre.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

3 Respuestas to “La infancia se va con el tiempo”

  1. Bitacoras.com says:

    abril 20th, 2009 at 21:30

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Es  una perogrullada. Uno deja de ser niño cuando crece. Físicamente, al menos. Todos conservamos un poco de ese niño dentro, siempre. Pero el tiempo se nos va llevando la parte de fuera. Nuestra apariencia, nuestra mente, …

  2. Razine says:

    abril 21st, 2009 at 10:40

    Para no estropearlo, solo decir que me ha encantado… no se si conmueve o acongoja un poco, pero es precioso.

  3. shazz says:

    abril 21st, 2009 at 14:56

    Goyo, descansa en paz.

Dixa un comentario