De ayer, hoy y siempre. Recorriendo Aragón en 1919

martes, abril 7, 2009 12:03
Publicado en la categoría purnas

Jacques Valdour era un abogado francés al que definen en el blog “Le Royalisme social” como un “burgués que se hizo obrero”. Licenciado en Derecho se especializó en Ciencias Sociales y dedicó una parte de su vida a la observación directa del nacimiento, crecimiento y consolidación del movimiento obrero de los primeros años del siglo XX. En sus viajes Valdour estuvo en España y fruto de ese viaje publicó “La Vie Obrere. L’Ouvrier espagnol”, donde narra sus observaciones del recorrido por la Península Ibérica en 1919 hablando con obreros y compartiendo con ellos casas, comidas, fiestas y trabajo.

En 1988 la Diputación General de Aragón publicó la parte del libro que narra la estancia de Valdour en Aragón, con notas de Eloy Fernández Clemente y traducido por José Ramón Giménez Corbatón y Teresa Labay. El libro lleva por título “El Obrero español. Aragón” y el domingo pasado tuve la fortuna de encontrarlo en la Feria del Libro Antiguo de Zaragoza. Es un recorrido fantástico por la vida de los obreros que a finales de la década de 1910 vivían y trabajaban especialmente en Zaragoza, pero también en las minas de la cuenca minera o en la Montañanesa, la fábrica de papel que todavía nos deja sus recuerdos muchas mañanas.

La Montañanesa. Foto: Lygeum.es

La Montañanesa. Foto: Lygeum.es

En La Montañanesa trabaja rodeado de “mecagólogos”, ya que así llama a los operarios. A Valdour, criado en la Francia republicana, pero de familia y formación católica, le sorprende la cantidad de juramentos que lanzan los obreros, y, de hecho, todo el libro está lleno de citas con insultos, imprecaciones, lamentos y juramentos de jornaleros, campesinos, familiares, vecinos y en general, casi todo el mundo.

A Valdour también le sorprende la escasa formación de los trabajadores y consigna varias veces como en las conversaciones con los obreros comprometidos políticamente hay tres componentes fundamentales, el republicanismo, el anticlericalismo y la apuesta por la educación como medio de escapar de la miseria, o, en el peor de los casos, de evitar que la clase pudiente les engañe.

También se ve al aragonés medio. Trabaja sin rechistar, con más intensidad cuando pasa el encargado, y decide ocuparse sólo de sus propios asuntos. Lo refleja en una conversación con un obrero de la construcción de Zaragoza: “Yo por mi parte sólo pido putas y toros. Con eso me conformo”. Le sorprende a Valdour los pocos afiliados a sindicatos, o que asistan a comités obreros. También la poca solidaridad con los metalúrgicos, que en ese momento están en huelga en la ciudad. Y otro rasgo del aragonés medio, en otra conversación, y declarado por un obrero que se declara “libertario” porque lo vivió en Barcelona: “A mí no me gusta el dialecto catalán, y los catalanes no me gustan mucho más; no piensan más que en lo suyo, son unos orgullosos y unos egoístas”.

Hacía 100 años de los Sitios y en la ciudad había dos corrientes, hoy ya casi olvidadas. Por un lado como la de un curtidor que dice: “Por aquí se luchó contra los franceses (…) qué error de guerra. Qué injusta, que impía, qué inhumana y qué antifrancesa!”. Sin embargo los hay que se deleitan con los Sitios, la Guerra de la Independencia, la grandeza de España.

También habla del Heraldo, al que describe como “liberal” aunque le sorprende la cantidad de páginas que dedica a glosar las fiestas católicas. Dice de Heraldo: “El mismo escandoloso contraste, testimonio del desconcierto de ideas (…) puede observase diariamente en este periódico”.

El recorrido de Valdour es exhaustivo. Recrea los precios, los teatros, los cafés (como el París o el Ambos Mundos), las comidas, los juramentos, los muebles de las casas. Recrea la forma de vestir y el paisaje, los piropos a las criadas, la presencia de militares en las calles. Hace casi 100 años de esas visiones de Zaragoza. Las visiones de un francés que venía al Aragón “africano”. Pero en las voces, en los ambientes, en el subtexto que yace bajo la mirada del abogado parisino se encuentran cristalinas, las aguas que remueven nuestro Aragón de hoy. ¿O no?

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “De ayer, hoy y siempre. Recorriendo Aragón en 1919”

  1. Bitacoras.com says:

    abril 7th, 2009 at 12:03

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Jacques Valdour era un abogado francés al que definen en el blog ?Le Royalisme social? como un ?burgués que se hizo obrero?. Licenciado en Derecho se especializó en Ciencias Sociales y dedicó una parte de su vida a la obser…

Dixa un comentario