El peligroso descenso a los infiernos de Belloch

jueves, marzo 12, 2009 19:51
Publicado en la categoría purnas

Iba a titular con “peligrosa deriva” de Belloch, pero ya no es una deriva, sino un descenso vertiginoso. Realmente, ese alcalde nuestro ha decidido seguir dando pasos hacia su elevación a los altares de la demagogia y si me apuran, la extrema derecha.

No contento con todos los actos consignados en el Evangelio según Belloch, no contento con dejar la post-expo en manos del Estado, con inventarse fiestas de primavera para llenar de contenido lo que juraron y perjuraron que ya tenía contenido, con tachar de indios a la oposición, con dejar aislada a la cultura zaragozana, etc, etc, no contento con todo eso, ahora el señor Belloch se apunta a la represión. Y lo dice así, oculto tras la barba, contento y satisfecho: “frente al vandalismo lo que cabe es represión, sin más”. Sin matices, sin causas, pero con efectos, en un trasunto del “estos lo que necesitan es palo”.

Es cierto que Zaragoza no es un ejemplo de comportamiento cívico (pero hay ciudades peores, claro), pero no es menos cierto que las cámaras de vigilancia que Belloch estudia colocar no son la solución. Por ejemplo, el corredor no estaría destrozado si, como prometieron, hubiera tenido actividad nada más acabar la Expo. Por ejemplo, educar en el civismo es bastante más eficaz que la represión. Es decir, vigilancia, sí, pero gran hermano, no. Por ahí puede ir la solución o el conjunto de soluciones. La “represión, sin más” es la teoría que llevó a la guerra sucia, la que es dogmática en el fascismo y la que sólo enquista los problemas.

Y, ojo, por cierto, porque en Zaragoza gritar es sinónimo de desórdenes graves, o eso dice Subdelegación del Gobierno, es decir, que por gritar en la calle, Belloch es partidario de “represión, sin más”.

Belloch, nuestro alcalde, el que planta banderas, insulta a los ciudadanos, desprecia a los vecinos, homenajea a los santos semifascistas o fascistas enteros, gobierna por decreto y folkloriza la cultura ciudadana. Belloch, que, además, es profeta y nos anuncia que el nuevo museo de Pablo Gargallo recibirá 100.000 visitantes al año. Ojalá. Serán tantos si pueden llegar esquivando los controles, las cámaras y sobre todo, con cuidado de no tocar nada y santiguándose antes en la cercana iglesia de San Felipe.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

8 Respuestas to “El peligroso descenso a los infiernos de Belloch”

  1. Bitacoras.com says:

    marzo 12th, 2009 at 19:52

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Iba a titular con ?peligrosa deriva? de Belloch, pero ya no es una deriva, sino un descenso vertiginoso. Realmente, ese alcalde nuestro ha decidido seguir dando pasos hacia su elevación a los altares de la demagogia y si me a….

  2. Entrenomadas says:

    marzo 12th, 2009 at 21:51

    Joer, pero qué buen texto.
    Eso sí, después de leerlo o me exilio a Marte o me doy a la bebida.
    Besos en descenso infernal,
    M

  3. 39escalones says:

    marzo 13th, 2009 at 9:14

    Bueno, el hombre está tan imbuido del espíritu de Sanjosemari que sigue su doctrina punto por punto: dolor y sufrimiento como vehículos de rectitud. Pues nada, a porrazo limpio. Ya lo escribió Esquilo, por el dolor hacia la sabiduría. Lo próximo será atar a la espalda la mano izquierda a los zurdos en el cole, separar a los niños y las niñas, prohibir a las parejas retozar en los parques y, probablemente, que cuando en la Plaza del Pilar suene el ángelus nos postremos de hinojos e imploremos al santo que nos ilumine el “camino”. O eso o es que le ha pasado como a Bela Lugosi y se ha terminado creyendo el personaje aquel que interpretó una vez, sí, el Jaffar de “Aladdin”… Igual duerme abrazado a una lámpara.

  4. A. Rodri says:

    marzo 14th, 2009 at 17:54

    Considero que es asunto que romper retrovisores de los coches, montar un botellon cuando se sabe que esta totalmente prohibido es un asunto de “estos lo que necesitan es palo”.

    Posiblemente a la persona que ha escrito el artículo no le hayan roto ningún retrovisor de su coche o no viva cerca de los puntos calientes del botellón (camino de las torres, plaza de los sitios…) y por tanto podrá dormir a pierna suelta sin que esos pobres vandalos no le molesten.

    Es necesario decirle a un chicho de 16 años que no es correcto romper el retrovisor de un coche? Si es necesario, me dejará de preocupar el hecho en sí porque estaré aterrado con la generación que se nos viene encima…. eso sí: si a usted le rompen el retrovisor no pida que castiguen al infractor porque eso es reprimir

    Debemos recordar que la represión además de ser la dogmática del fascismo, también lo fue del socialimo de Stalin. Vamos que repriprimir no es solo cosa de los de extrema derecha, también va muy consonacia con los socialimos de Stalin, Castro, etc…

  5. Chorche says:

    marzo 14th, 2009 at 18:37

    A la persona que ha escrito el artículo le han roto un retrovisor y vive encima de dos bares . Pero no tiene nada que ver. Los delitos tienen su castigo, para eso está la ley. Poner cámaras en sitios públicos no está en la ley. Es la diferencia entre estar en una sociedad democrática y una que no. (Incluidas esas que nombras, claro)

  6. A. Rodri says:

    marzo 14th, 2009 at 20:34

    Dudo mucho que esté prohibido poner una camara en un lugar publico… alguien ha buscado la normativa?…

  7. Chorche says:

    marzo 14th, 2009 at 20:46

    Es cierto, no está prohibido, temo que no me he explicado. Lo que figura en la ley es que su colocación ha de estar sometida a una regulación estricta que requiere la aprobación previa de su instalación y la posibilidad de borrar cualquier imagen por parte de las personas grabadas. Además, solo están justificados en una serie de casos que violen un artículo concreto de la ley de videovigilancia.
    http://www.consumer.es/web/es/economia_domestica/sociedad-y-consumo/2007/06/09/163588.php
    En Zaragoza ya intentó el ayuntamiento poner videocámaras en las pasarelas de acceso a la Expo y no lo consiguió.
    Además del debate legal, existe el debate político y ético entre la intimidad y la “seguridad”

  8. Kaleborrokizando lo bico | Purnas en o zierzo says:

    agosto 4th, 2010 at 17:57

    […] u puestar lo contrario, pero o que ye seguro ye que istos contenidors cremaus dan alas a las intincions de l’alcalde Belloch de meter camaras de seguridat por tota la ciudat y que, sin garra duda, no son actos […]

Dixa un comentario