La Reina lo confirma: La monarquía es una institución caduca

viernes, octubre 31, 2008 20:02
Publicado en la categoría purnas

Su Majestad la Reina de España (por asimilación, también de Aragón) cumple 70 años, y con tal motivo ha decidido descubrirnos su pensamiento más íntimo en un libro-entrevista con Pilar Urbano. Extractos del libro han salido publicados ya en El País, aunque dicen por ahí que ni siquiera son suyas las declaraciones. Es una pena, porque a pesar de que los medios se han centrado en las declaraciones homófobas, como bien explica lomarica, la realidad es que la mejor frase, la más clarividente de la Reina Sofía es ésta:

Pero hay que tragarse el sapo: recibir, saludar, sonreír “qué tal”, como si nada. Peor sería que te sacaran de tu sitio

Porque la Reina es una profesional y sabe lo que es ser Reina (y Rey) en esta democracia “atada y bien atada”. Saludar, sonreir y evitar, por todos los medios que los saquen de su sitio. Eso es lo peor que les podría pasar a los Borbones y ella sabe de lo que habla porque su familia griega ya fue expulsada. Por eso no extraña que la Reina encaje la quema de fotos. “No nos queman a nosotros, queman papeles”. Claro. Al mal tiempo buena cara.

La Reina es tan buena profesional que sabe que la Monarquía es una institución de un siglo que no vimos, o incluso anterior, y así son sus opiniones. Por supuesto, la señora Sofía de Grecia, ciudadana de la Unión Europea y por tanto con residencia legal en el Estado español, puede opinar lo que le venga en gana. Como persona y hasta como Reina. ¿Cómo desde una institución anclada en el pasado se podría pensar acorde con los tiempos? Tan buena profesional que ha puesto opiniones adecuadas a la institución, y en relación con la otra institución que se resiste a la evolución en todos los sentidos, la Iglesia. Hasta nos la quiere enseñar obligatoriamente en la escuela. Por la gracia de Dios decían las monedas del anterior jefe del Estado español y en las primeras del de ahora.

El caso es que la Casa Real ha querido desmentir la imagen de una Reina homófoba y retrógrada y ha confirmado la imagen de una institución que parece salida de los libros de Charles Dickens, pero con más dinero:

Tal y como se reproducen [las declaraciones] no reflejan la profunda actitud de respeto de Su Majestad la Reina hacia todas las personas, su cercanía hacia quienes sufren, son perseguidos o discriminados.

No sabemos si se refieren como sufridores, perseguidos o discriminados a los homosexuales, a Alfonso Guerra, a Hassan II o a los fetos no natos. O incluso a la Casa Real española.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario