Marcelino Iglesias deja el Gobierno de Aragón (en breve)

martes, septiembre 30, 2008 18:18
Publicado en la categoría purnas

Además de la crisis que nos envuelve, la noticia de la semana en este país nuestro es la decisión de Marcelino Iglesias de no presentarse a la reelección en 2011. El peso del país se ve en Google. El presidente dice que no se presenta más y Google Noticias da 157 resultados para la búsqueda Marcelino Iglesias 2011 y 169 para la búsqueda Marcelino Iglesias elecciones. Nada de nada, vamos. Pero para Aragón, el que su presidente de más larga duración diga adiós es la noticia más importante de la semana.

Pueden ser muchos los motivos para ese adiós, y no soy yo quien tiene las claves de los mismos. Oyendo aquí y allá, leyendo aquí y allá, viendo aquí y allá, puedo lanzarme a aventurar hipótesis sobre este adiós precipitado, cuando todavía faltan tres años para las próximas elecciones (teóricamente). Las voy a poner en forma de listita, para que queden claras. Conste que son hipótesis, apuntes, teorías, rumores.

  • Marcelino no se fía de José Ángel Biel. Ahora. No se fía por sus últimos movimientos de aproximación al PP y por lo que pueda pasar con Gran Scala. Marcelino, como buen montañés, prefiere guardar la ropa que nadar. Prefiere irse porque él quiere y no porque su aliado durante los últimos diez años le traicione.
  • Marcelino no se fía de José Luis Rodríguez Zapatero. Ahora. Sabe que tarde o temprano habrá un trasvase a Barcelona, a Valencia o a los dos sitios y eso supondrá su descrédito tras años de hacer del antitravasismo (duro o tibio según convenga) una de sus señas de identidad.
  • Marcelino se va a Madrid de ministro y quiere dejar atada la sucesión. Cosas más raras se han visto y ante la crisis puede que haya una remodelación del gobierno de España antes de lo previsto. Hoy mismo, Víctor Morlán decía que la carrera política de Marcelino Iglesias no se acababa aquí.

Los escenarios que se abren de aquí a 2011 son variados, y muchos dependen de las variables de arriba.

  • Marcelino aguanta hasta el final de legislatura, y ello puede provocar diversas situaciones
  1. Nos dedicamos a dejar pasar el tiempo sin tomar ninguna decisión comprometida (con mal final para leyes como la de lenguas que no tienen el consenso de todos los grupos)
  2. Gobernamos como si no pasara nada (es decir, nos dedicamos a dejar pasar el tiempo, pero un poco menos)
  • Marcelino, haciendo uso de una de las pocas modificaciones con peso del nuevo estatuto de Aragón, convoca elecciones anticipadas, creando un cisma en su partido de padre y muy señor mío si no es que tienen ya el candidato elegido (como parece)

En todo caso, para leyes como la de lenguas, la decisión de Marcelino Iglesias es un mal presagio. Después de 10 años prometiéndola cada vez su situación de retirada de facto puede hacer que no se quiera jugar sus últimos meses o años batallando con sus socios por una ley menor.

¿Qué balance se puede hacer de los mandatos de Marcelino? Básicamente que son una continuación del poder real de Aragón, sostenido durante 23 años por el mismo partido minoritario regionalista de derechas.

  • Ninguna ley progresista
  • Mínima aplicación de leyes como la de dependencia
  • Acuerdos con Microsoft para consolidar el monopolio
  • No ley de montañas
  • No ley de lenguas
  • No devolución de la deuda histórica del Estado Español con Aragón
  • Comarcalización poco dotada de contenido y gestionada por el mismo partido que sostiene a los gobiernos aragoneses desde hace 23 años
  • Oposición frontal contra el trasvase a Murcia y oposición tibia contra el de Barcelona
  • Nueva cultura del Agua de boquilla mientras se apoyan obras en Yesa, Santaliestra o Mularroya
  • Poco éxito en litigios como los bienes de la Franja y nulo empeño en abrir otros nuevos parecidos como los “bienes de Madrid” o los papeles del Archivo de la Guerra Civil
  • Redacción de un nuevo estatuto con poco poder real (como demuestra la merma presupuestaria de este año, o la nula capacidad real de decidir sobre la cuenca del Ebro)
  • Creación de un ente de radio televisión público que lejos de ser un “reactivo” para la producción audiovisual aragonesa se convierte en vocero del gobierno (político y económico) y en altavoz de regionalismos, cachirulismos y españolismos
  • Apuesta por un modelo económico desarrollista lamentable ejemplificado en Grandes Scalas, Aramones, Expos y demás parafernalias a mayor gloria del promotor y la excavadora

A mi juicio más sombras que luces, desde luego, y, a mi juicio, debidas no tanto al talante de Marcelino, sino a la realidad de un partido socialista en Aragón que es poco socialista, y poco de Aragón, aliado con un partido que es de “centro de toda la vida” y del “dame pan y dime tonto”. Claro que sólo es mi juicio. De hecho, la mayoría del marcelinato lo he vivido exiliado, fuera del país aunque pendiente. Aquí se pueden ver muchas referencias a Marcelino en Purnas, que tampoco ha vivido los diez años de Marcelino en el Pignatelli. Una vez, hasta le escribí un discurso.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario