El uso perverso de la tecnología. Twitteando un funeral

viernes, septiembre 12, 2008 17:32
Publicado en la categoría periodismo, purnas

A través de un twitt de Kiyoshi Martínez he descubierto este artículo de “The Colorado Independent“. El artículo critica a un diario de la competencia que ha “twitteado” el funeral de un niño de 3 años. El niño murió esta semana cuando un coche conducido por una persona sin papeles para residir en Estados Unidos chocaba contra una tienda de helados. Por supuesto, este hecho, ha agitado a una parte de la sociedad estadounidense contra la inmigración ilegal, y eso ha sido aprovechado por Rocky Mountain News para montar el habitual circo del drama. Y esta vez, a través de twitter:

RMN_Berny: family members shovel earth into grave.Wednesday, Sep. 10, 11:40 a.m.
RMN_Berny: rabbi calls end to ceremony.Wednesday, Sep. 10, 11:28 a.m.
RMN_Berny: rabbi chanting final prayer in hebrew.Wednesday, Sep. 10, 11:27 a.m.
RMN_Berny: earth being placed on coffin.Wednesday, Sep. 10, 11:22 a.m.
RMN_Berny: rabbi recites the main hebrew prayer of death.Wednesday, Sep. 10, 11:20 a.m.
RMN_Berny: rabbi zucker praying.Wednesday, Sep. 10, 11:18 a.m.
RMN_Berny: coffin lowered into ground

No es sólo la prensa en España la que usa el dolor como mercancía. En todo el mundo se reproducen los mismos esquemas amarillistas, y además, en este caso, con una intencionalidad política. Es evidente, sin embargo, que no es la tecnología la culpable. Twitter, que, como tecnología tiene sus ventajas e inconvenientes, permite la difusión instantánea de acontecimientos. Es su uso lo que hace a esta tecnología buena o perversa. Igual que nos permite conocer una noticia de primera mano al instante de producirse, puede usarse para divulgar el dolor ajeno con un interés particular.

Por universalizar el concepto, ni los coches, ni el periodismo, ni la televisión, ni los medios de comunicación en general, ni internet, ni twitter, ni los paragüas son buenos o malos per se, a pesar de que un maniqueísmo absurdo y simplista nos lo intente hacer creer a veces. Es su uso lo que los hace perversos, o no. En este caso el uso de twitter ha sido perverso, igual que los micrófonos bajo los bigotes de las familias de las víctimas de Barajas o las cámaras que se esconden con los muertos propios y se recrean con los ojos devorados por los buitres de los ajenos. Y conste que yo soy partidario de que la muerte es una parte de la vida, y como tal, debe ser mostrada, con el debido respeto a la dignidad, ya seas de Vallecas, de L’Aínsa o de Kuala Lumpur.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario