El estado de las cosas (y su importancia)

jueves, agosto 7, 2008 12:11
Publicado en la categoría periodismo, purnas

Cuando estás enamorado un día no es un día. La duración de un día depende de si hablas, si te ves, si no te ves, si te llaman, si no llaman, si no hablas. El estado de las cosas (y su importancia) depende de una gran cantidad de detalles pero el foco, el verdadero foco, es que estás enamorado. Es que buscas a la persona que amas y si no la encuentras la duración de un minuto se hace eterna.

En el periodismo pasa lo mismo, pero con la distancia. El estado de las cosas (y su importancia) dependen muchas veces de la distancia al lugar donde ocurren. Mejor dicho, muchas veces no, siempre. No es lo mismo un golpe de estado en Mauritania que un golpe de estado en Swazilandia. No es lo mismo un incendio en Zuera que un incendio en Corfú. Sin embargo, la necesidad de localizar y focalizar las noticias, a veces pervierte el estado de las cosas (y su importancia).

Es decir, que aunque una televisión (un periódico, una radio) esté en Zaragoza lo importante es que más de 2200 hectáreas se han quemado en Zuera en un grave incendio y no que el humo llegue a Zaragoza.

Es decir, que aunque una televisión (un periódico, una radio) esté en Zaragoza lo importante es que en Mauritania un golpe de estado militar a derrocado al primer presidente más o menos democrático en años, y no que el tal presidente estuviera hace una semana en Zaragoza en la Expo.

Es decir, que el factor distancia, aunque influye e influirá, no puede distorsionar la verdadera información, la verdadera noticia y la verdadera problemática de un hecho.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario