Con Mireia y Laura (pero sin Carlitos)

viernes, junio 27, 2008 18:31
Publicado en la categoría purnas

Me acaba de llamar Mireia. Estaban ella y Laura debajo de mi puerta. Me gustaría poder contar una de esas historias de gustet-gustet, pero ha sido más bien una de esas historias de rabia-rabia. Bueno, rabia no, tan sólo un poco de sana indignación. Afortunadamente siempre hay oasis en el desierto del cazurrismo y analfabetismo funcional que parece llenarlo todo. Así que los tres hemos estado un rato hablando, riendo y disfrutando en el bar de Lan. Bueno, los tres los tres, no, porque ha habido un rato que Laura ha desaparecido y supongo que ha sido la preocupación lo que ha hecho que Mireia estuviera como ausente. Miraba así como al infinito, y, además, sólo asentía y decía “ah, ah” y luego una expresión que no he identificado. Mikado, o algo así. Debe ser de algún dialecto extraño que yo no conozco. Quizás de aragonés oriental, o de chapurreado ese que le llaman.

El caso es que yo sin mi gustet gustet y ellas dos como mirando abriles hemos subido a descansar un rato. La tarea de después es dura, y aunque Laura ha traído unas cosas muy chulas para todos, vete tú a saber quien, cómo y cuando viene a la presentazión de la noauto-biografía-perosí, de Mireia…y Laura, y Mariona, y el gustet-gustet.

Mientras ellas “descansan” en mi cama yo me he venido a escribir este post antes de que empiece la presentación. Me hubiera gustado conocer a Carlitos, pero debía estar ocupado. O al menos ahora lo está. Una lástima, quizás luego sí que lo conozca. Si conseguimos tras la presentación explicar la verdad verdadera de la historia de Mireia, de las lenguas de Aragón, y del burdo intento de manipular la realidad de unos por orden de otros, quizás entonces, conozca a Carlitos y merezca un comentario de si sí o si no. Nunca me han dicho si es dulce.

Etiquetas: mireiagalindofranjacatalánlibro

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario