FACAO transmuta y el PAR mueve sus marionetas

miércoles, junio 25, 2008 17:13
Publicado en la categoría purnas

En esta vida no hay más que tener un buen padrino. Y el padrino, en todas sus consecuencias, es el PAR. Ayer, la autodenominada plataforma “No hablamos catalán” se presentaba en Zaragoza para decir dos obviedades y cuatro estupideces. Con su padrino, representado por militantes de base y el apoyo de unas juventudes que a pesar de tener el nombre en aragonés abominan de la insuficiente ley de lenguas que quieren aprobar en septiembre, la plataforma “No hablamos catalán” recibió en su rueda de prensa mucha más publicidad y salida en los medios que cualquier actividad en aragonés o catalán en Aragón en un año. Así son las cosas en este país nuestro.

El caso es que esta gente, herederos de la FACAO, por no decir que son los mismos, expresan en su ideario alguna obviedad “el español es el idioma mayoritario en Aragón” y alguna estupidez, claro, como eso de “no vamos a permitir que una ley imponga el catalán como lengua propia Aragón, eliminando nuestras modalidades vernáculas aragonesas“. Es estupidez por varios motivos que ya expuse aquí en una contestación a uno de sus miembros, pero que repito. La ley de lenguas no impone nada, y bastante hará con proteger mínimamente lo que ya hay, por un lado. Y, desde luego, que estos frikis tengan su cuota de pantalla no hará cambiar la opinión unánime de los filólogos de las Universidades europeas, respecto al estándar que requieren los territorios catalanoparlantes de Aragón.

En Xarxes, el sociólogo Natxo Sorolla, ha hecho una ajustada descripción de la situación a la que nos enfrentamos quienes amamos la riqueza lingüística de Aragón, en sus tres idiomas, aragonés, catalán y castellano, con sus variedades y dialectos. Su intento de publicar una carta al director probablemente se quedará en nada, así que copio, pego y difundo. Ellos no hablan catalán, porque ya decía aquel, “los que no quieren que se hable catalán (o aragonés, añado) son los mismos que no quieren que se hable ni se piense”.

Para la mayoría de aragoneses la Ley de lenguas no tiene ninguna importancia, porque no afectará a su vida cotidiana. El hecho de que un ciudadano de la Franja tenga el derecho a llevar a sus hijos a un colegio que da 3 asignaturas en catalán y 10 en castellano, o poder presentar sus documentos en aragonés en un ayuntamiento del pirineo no va a suponerle ningún tipo de cambio en su día a día para el aragonés medio. Excepto si se despiertan las bajas pasiones, que los temas sociolingüísticos y las identidades normalmente para eso sirven.

En los pasillos de la Aljafería parece haber despertado de nuevo la Ley de lenguas. Y el globo sonda ha llegado a la población. Ante ello, algunos sectores del PAR, partido del gobierno, se han decidido a preparar la batalla con el armamento más pesado de que disponen: la FACAO.

En las comarcas catalanohablantes padecemos las actividades de la FACAO constantemente. La entidad actualmente no cuenta con más de cinco cabezas visibles. Pero su actividad ultraconservadora es más que evidente: han realizado manifestaciones en Zaragoza junto al partido de extremaderecha Democracia Nacional, cuentan con miembros exfalangistas, interponen querellas ante académicos que los juzgados archivan y ante la invitación que hicieron a grupos violentos de Valencia, su presidente “lamentaba haber frenado la venida de otros y no tener nada preparado” para los que “decoraron toda la fachada de asociaciones con espray negro y textos de: fuera de aquí, fuera de Fraga”. Para concluir su historial, el mismo presidente de la entidad fue retenido por la policía de Fraga pegando multitud de adhesivos catalanistas en Fraga (Heraldo de Aragón, 27/5/2007). Tres semanas antes había denunciado en medios públicos que “estamos sufriendo una auténtica inundación de pegatinas catalanistas, pegadas en todos los carteles y señales de las calles principales de Fraga” (La voz del Bajo Cinca, 3/5/2007)

A la vez, el pasado 8 de mayo se celebraba una reunión en la sede del PAR en Zaragoza, donde dos miembros de la FACAO y militantes del PAR, Éctor Castro y Julián Naval, atacaban sin ningún tipo de vergüenza el consenso universal de Universidad y especialistas sobre la naturaleza de las lenguas habladas en Aragón. A partir de esta reunión se ha reelaborado la imagen de FACAO, que el martes 24 de junio, día de San Juan, aparece reinventándose en rueda de prensa como “Plataforma No Hablamos Catalán” para limpiarse el cutis. A partir de FACAO, las siglas que forman la Federación y las plataformas a las que se ha adherido, se religan de nuevo en el mismo grupúsculo pero con diferente nombre para apartar las cenizas del nombre quemado.

Mientras, los movimientos de algunos sectores del PAR facilitan esta redefinición. Empezaron con la cesión de locales del partido (8/05/2008), siguen con la elaboración de la nueva web de la Plataforma por parte de candidatos de la estructura del partido y han terminado con la adhesión del Rolde Choben – Jóvenes del PAR a la Plataforma No Hablamos Catalán y el liderazgo de su presidente, Lorenzo Pastor, de la rueda de prensa que convoca una manifestación.

Nos consta la presencia de un buen puñado de alcaldes y militantes del partido que han trabajado como nadie por la normalización lingüística del catalán y el aragonés. Conocen la lengua, la utilizan como el resto ciudadanos de la Franja o el Altoaragón y la incorporan en las instituciones en las que trabajan. Construyen un territorio tan multilingüe como lo es en sus calles. Porque aman su país. Desde la política de más bajo nivel hay quien es capaz de atacar el conocimiento científico y la diversidad lingüística de estas comarcas. Por eso no entendemos como el Partido Aragonés permite los abrazos a estos sectores ultra.

Ps. El día 4 de julio esta gente ha convocado una manifestación en Zaragoza. Ojo, porque a sus manifestaciones suele acudir quien suele acudir, incluidos partidos fascistas como Democracia Nacional.

Etiquetas: parfacaocatalánaragonéslenguas

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario