De como hacer el ridículo en el País y quedarse tan ancho. La FACAO en las Españas

miércoles, junio 18, 2008 9:43
Publicado en la categoría purnas

Raúl Vallés Aranda es el presidente de la FACAO, una asociación que desprestigia, humilla y hace un desastroso servicio al catalán que se habla en Aragón y de rebote al aragonés. Facao, sin ningún criterio lingüístico válido, sin criterios filológicos, y sobre todo, con mucha poca vergüenza se dedica a manifestarse con Democracia Nacional contra el catalán, a difundir que lo que se habla en la Franja oriental de Aragón es aragonés (?) y a pegar pegatinas pancatalanistas para caldear el ambiente.

Raúl Vallés, pues, ha decidido salir a las Españas a hacer el ridículo y publicaba en el País el artículo “Chapurreau“. Hay mucho por decir, pero el título ya indica por donde van los tiros, entre otras cosas, porque es un fantástico servicio a la lengua que se dice defender denominarla “chapurreau” y por otro, porque todas las comunicaciones de la FACAO para defender la lengua que dicen defender las hacen en la única que saben, el castellano. Por supuesto detrás de esto hay una serie de intereses políticos que no lingüísticos, y apoyados por uno de los partidos del Gobierno de Aragón, el PAR que les da cancha para sus iletradas disquisiciones, han introducido elementos de distorsión aberrantes que incluso pudieron manifestar en la discusión sobre el nunca aprobado Anteproyecto de la ley de lenguas de Aragón que Marcelino prometió para ya hace un mes y que cinco años después todavía duerme en un cajón.

Quiero destrozar y desmenuzar el artículo, y pido disculpas si me pongo pesado y largo, pero contiene tantas incorreciones, absurdidades y estupideces que merece un poco de destrozo. Si queréis algo más corto y práctico podéis ver “Lo finestró de Gràcia“. Y ahora, provisto de unos guantes de látex, mascarilla, y litros de desinfectante procedamos a la disección:

En la mañana del día de la inauguración de la Expo H2O, el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, entrevistado en directo por la TV3 catalana, ha mantenido toda la entrevista en catalán. Esta actuación, en una coyuntura política normal, no tendría otra consecuencia práctica que más del 90% de los aragoneses no le entenderían, y el 10% restante lo harían realizando un cierto esfuerzo, ya que lo que se habla en la zona oriental de Aragón no es catalán sino aragonés, en sus diversas modalidades, conocido popularmente como chapurreau.

Señor Vallés:

  1. La Expo a la que se refiere se llama Expo Zaragoza 2008 y no como usted la llama.Bien empieza. Puede ver más información en su página oficial y aquí.
  2. Que Marcelino Iglesias hable en catalán en TV3 es lo normal, cuando habla para Tv3 y cuando el entrevistado conoce esa lengua. Al margen de que sea la suya o no. Quiero decir, es indiferente si en Ca Iglesias hablaban catalán desde siempre o swahili. ¿O acaso hubiera merecido de usted un artículo de opinión el que Marcelino Iglesias hable en inglés en la BBC?. El caso es que, además, Marcelino Iglesias habla catalán porque lo ha mamado de pequeñito.
  3. En efecto, catalán, y no aragonés. Catalán de variedad dialectal ribagorzana, osea, noroccidental, insisto, catalán. Y no aragonés. Y eso no lo digo yo, lo  dicen la Universidad de Zaragoza, la de Barcelona, y todos los filólogos que en el mundo son. Y sí, conocido popularmente como chapurreau, lo que no nos aclara si es aragonés o catalán, porque igual que chapurreau le pueden llamar atún o sombrilla, pero eso no nos dirá que lengua es, como sí que lo harán los filológos, que para eso estudian. Usted, señor Vallés, puede ser conocido popularmente como un cenutrio y eso no quiere decir que lo sea.
  4. Si la entrevista es en TV3 es indiferente que lo entiendan los aragoneses o no, aunque resulta curioso que hable de ese 10% que sí lo entenderían. ¿Quizás es el diez por ciento de aragoneses que hablan catalán que es en realidad lo que ustedes llaman por vete tú a saber qué aragonés oriental o chapurreau o como le quieran llamar? Es decir, que si Marcelino Iglesias habla en catalán, como usted reconoce, y el 10% de los aragoneses (osea, los que hablan catalán, así por lo alto) le entienden…¿está dando usted la razón a los filológos, como cualquier persona con sentido común?.

Estas lenguas vernáculas, al igual que el propio catalán, el valenciano y el balear, son derivadas del romance, y no del catalán, como propugnan los catalanistas.

  1. Señor Vallés, no emplee mi apellido en vano. ¿Qué lengua es el romance? Ninguna. Por si no lo sabe, y yo le aclaro, lenguas romances son las que derivan del latín, como el castellano, el catalán, el aragonés, el francés, el occitano o el rumano. Creo que si empieza por saber eso, igual le da para repasar lo qué es una lengua, lo que la diferencia de un habla personal, lo que significan las familias lingüísticas, y el por qué el balear (?), el catalán y el valenciano, al igual que esas “lenguas vernáculas” que usted dice, son con todas sus peculiaridades expresiones de la misma lengua, el catalán, por ejemplo, como convienen, tachán…¡Los filólogos!. Vamos, igual que el andaluz, el argentino, el madrileño y lo que usted habla habitualmente son expresiones de una misma lengua, el castellano o español, por ejemplo.

Sin embargo, en la situación actual, cuando el borrador de la Ley de Lenguas en Aragón se encuentra ya en las Cortes de Aragón para ser debatida y aprobada el 1 de septiembre, esta actuación, claramente “catalanista”, del señor Iglesias constituye una toma de partido -con publicidad televisiva- y hace un descarado juego a los catalanistas que pretenden -mediante una enorme dedicación de recursos económicos de la Generalitat- que el catalán sea considerado “lengua propia de Aragón”, fagocitando y/o transformando nuestras entrañables lenguas en un catalán estándar.

  1. Señor Vallés, señor Vallés. Es curioso que usted sepa la fecha del debate sobre el anteproyecto de lenguas, cuando no la sabe nadie, y ya va tarde de la promesa que hizo el propio Marcelino Iglesias, que parece, según usted, un Lluis Companys cualquiera. Señor Vallés, usted, ya que su lengua así lo hace, debería saber que todas las lenguas tienen un estándar, y  ese estándar es el que permite el desarrollo de las otras variedades. Sin ese estándar esas “entrañables lenguas” se irán al infierno en dos generaciones (por lo alto), que parece que es lo que ustedes desean. ¿Es lo que desean?. Si los filólogos dicen, después de años de estudio, que esas “lenguas” son catalán, lo normal es que el estándar sea el catalán. ¿O es que en las escuelas andaluzas enseñan a decir “pischa” o en murcia “pijo” o “no me bancaste” en las argentinas?. Pues no. Enseñan el estándar español, como en las escuelas del Aragón donde se habla catalán se ha de enseñar el catalán y explicar que decir “espentegeu” y no “empenyeu” no es hablar mal, sino tener un rasgo dialectal perteneciente a la misma familia lingüística. Eso no es fagocitar, como no lo es en el caso de la R.A.E. sino unificar en la diversidad, y con ello, proteger, sin transformar nada, pero asumiendo todo. Por cierto, no se donde están esos “enormes recursos económicos de la Generalitat”, pero en cualquier caso, bienvenidos sean, porque si fuera por ustedes y sus ridículos premios y por los recursos destinados por el Gobierno de esos territorios, el aragonés, hace 30 años que ya no haría falta esta discusión. Para mal.
  2. Insisto, que Marcelino Iglesias hable en Tv3 catalán no es un “gesto catalanista”, como no es un “gesto españolista” que yo le hable en esta lengua, que es la suya y la mía, ni será un gesto “panbritánico” si un día me entrevistan a mí en la BBC y contesto en inglés. A usted no creo que le entrevisten en la BBC. Probablemente a mí tampoco.

Este maquiavélico proyecto colonialista -apoyado decididamente por nuestro presidente-, caso de llevarse a cabo, además de un grave error político, constituiría una traición para las gentes de la zona oriental de Aragón, que no franja, como la denominan los catalanes. En 1995 la Universidad de Zaragoza realizó una encuesta entre los habitantes de las poblaciones en las que se hablan nuestras lenguas y el resultado de la misma fue claramente expresivo y contundente: el 92% manifestaron hablar chapurreau, pero no catalán. Está claro que el señor Iglesias, por razones que él sabrá, se empeña en nadar a contracorriente.

  1. Ese apoyo decidido de nuestro presidente al (madre de dios) “maquiavélico proyecto colonialista” se traduce por lo que se ve, en que, a pesar de ser catalanohablante materno Marcelino Iglesias ha sido incapaz en nueve años de Gobierno de legislar ese proyecto que usted llama maquiavélico y colonialista. Bendito apoyo decidido. Yo no se si usted se ha leído el anteproyecto de ley de lenguas que ha prometido varias veces Marcelino Iglesias. Se lo recomiendo para que se tranquilice, ya que dista muy mucho de entregar el Aragón que habla catalán a Cataluña, y casi tanto dista de proteger realmente las lenguas propias de Aragón.
  2. Respecto a la encuesta de la Universidad de Zaragoza, yo respeto mucho la voluntad de los hablantes, desde luego. Claro que si me duele al toser pregunto al médico, por mucho que todos mis vecinos me digan que es un forúnculo, e incluso yo me lo crea. Es más, le digo otra cosa, si quieren llámenle chapurreau o “azul mahón” (sin segundas), pero que la ley adapte el estándar propio de la zona, es decir, el catalán.
  3. Por cierto, que respecto a la encuesta, miente como un bellaco. En su propia web dan los resultados de esa encuesta y lo que dice la propia asociación que preside es que Un 47% de los encuestados dijo hablar chapurreao y un 32% lo denominó conforme al nombre de su localidad: maellano, fragatino, tamaritano…Osea, que nada de 92% que le dicen chapurreau.
  4. Franja la llaman los catalanes y muchos aragoneses, incluídos los de la Franja, pero vamos que si le molesta a usted puede decir “territorio estrecho del este de Aragón donde se habla catalán”. Ai, no, que contrariamente a lo que dicen los científicos usted sostiene que lo que se habla ahí es aragonés. Ya me aclarará usted entonces que hablan en Chistau o Echo. ¿Será navarro?. Le sugiero, por cierto, una entrada de la Gran Enciclopedia Aragonesa sobre el catalán.
  5. Por preguntar, me gustaría saber si cuando escribe en El País, lo hace o bien en español o bien en castellano. Por eso de los colonialismos maquiavélicos.

En fin, que perdón por el tostón, pero la ocasión lo merecía. Ojalá este buen señor tenga razón y el anteproyecto de ley de lenguas llegue a las Cortes aragonesas y al menos, esa mini ley retrase un poco el fin de la  variedad lingüística de Aragón. Desde luego, fomentar las lenguas aragonesas no lo va a hacer esa ley, pero en la situación actual, casi que del mal, el menos.

Etiquetas: aragonésaragónfacaolenguascatalán

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario