Hoy es el día. Expo 2008 Zaragoza

viernes, junio 13, 2008 16:13
Publicado en la categoría purnas

Después de tres años de ajetreo (que dura) hoy se inaugura oficialmente Expo 2008. Desde el primer momento, desde su propia elección, este evento me ha provocado sentimientos encontrados. Por un lado, me parece que colocar Zaragoza en el mundo es importante. También me parece que se podía haber hecho mejor, desde luego. Por otro, no creo que el desarrollismo sea la solución para hablar de agua. También creo que la importante avalancha de inversiones que han llegado a la ciudad eran necesarias, pero también eran necesarias sin Expo.

A partir de hoy mismo hay que preparar el después de la Expo. El retroceso inmediato de las inversiones españolas en Aragón en cuanto acabe la muestra se notará. Las infraestructuras que no se han acabado se ralentizarán, y será necesario un plan de choque para que con o sin Expo, Aragón se convierta en un referente por sí mismo y para sí mismo y frente al mundo. Y eso que la Expo no es una exposición de Aragón para el mundo, ni mucho menos. Ni sus lenguas, ni muchas de sus muestras culturales, ni de patrimonio, ni muchos de sus productos, ni muchos de sus proveedores estarán presentes este verano en la Expo. Y eso es una catástrofe para el país. Un escaparate aragonés al que le faltan muchos productos aragoneses.

Me plantea dudas también el espíritu unitario que traslucen los medios de comunicación aragoneses. En efecto hay un amplio consenso sobre las bondades de la Expo, y es necesario que los medios lo transmitan, pero no es cierto que “todos los zaragozanos” y mucho menos “todos los aragoneses” estén de acuerdo con todo lo que se ha hecho. Existe una necesaria, sana y constructiva disidencia que también se incluye en ese zaragozanos y en ese aragoneses, y que habrá que ver como son tratados por los medios. Si es como hasta ahora, mal, desde luego. De momento, mañana, manifestación.

En todo caso, este verano va a ser especial en Zaragoza. Miles de visitantes acudirán a la ciudad y verán una ciudad cambiada, crecida, esperemos que amigable y hospitalaria. La Expo hará que Zaragoza no sea un desierto este verano y la programación cultural, como siempre mejorable, promete algunos buenos momentos. Hoy, aseguro que me es imposible no sentir un cierto orgullo de ser zaragozano y aragonés. Por la Expo y también por la disidencia de la Expo. Por todo lo bueno que hará esta muestra para el país, y también por todo lo bueno que harán los que se oponen a todo lo malo de ella.

También desde Aragonéame hemos querido facilitar el acceso a la información que genere la Expo. Debates, conciertos, agenda, vídeos, fotos, y todo tipo de titulares por, desde, de, contra y para la Expo se pueden encontrar en el Canal Expo de Aragonéame. Te invito a entrar, participar, enviar tus fotos y vídeos y crear una visión de conjunto mucho más certera y compartida que la que dan los medios tradicionales. Para eso estamos.

Este, sin duda, es el verano de la Expo en Zaragoza. Para bien o para mal, Ranillas ya no es Ranillas, y la Expo ya está aquí.

Etiquetas: expo2008zaragozaaragóninauguración

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario