Para la fiebre…Murakami

miércoles, junio 4, 2008 11:40
Publicado en la categoría purnas

Norwegian Wood hace tres años, hace nada “Al sur de la frontera, al oeste del Sol“, cuando descubrí que tenía que ir a Japón. Para estos días de fiebre, “Sputnik, mi amor“. Murakami febril.

Al acabar el partido de fútbol, me hundí en la butaca, dejé que mi mirada se perdiera en el techo mientras imaginaba a Sumire en la aldea francesa. ¿O había partido ya hacia algún rincón de las islas griegas? A lo mejor estaba tumbada en la arena contemplando las blancas nubes que flotaban en el cielo. En todo caso, estaba muy lejos de mí. Roma, Grecia, Tombuctú, Aruanda, ¡Qué más daba! Se encontraba muy lejos, lejísimos. Y, en el futuro, tal vez se alejara aún más. Mientras pensaba en ello me invadió la angustia. Me sentí como un insecto absurdo en una noche ventosa, adherido a un alto muro, sin razones, sin planes, sin creencias. Sumire decía que me echaba de menos. Pero a su lado estaba Myû. Yo no tenía a nadie. Yo…estaba solo. Como siempre.

(…)

Me gusta esta frase. Posiblemente sea uno de los principios básicos de la realidad. Aceptar las cosas difíciles de desentrañar como cosas difíciles de desentrañar, aceptar el hecho de sangrar. Disparar y sangrar. Es que, cuando te disparan, sangras.

Etiquetas: murakamilecturasputnikliteratura

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario