Del gris de un domingo gris

domingo, mayo 25, 2008 21:26
Publicado en la categoría purnas

La ciudad está gris. Gris de policía. Gris de ejército. Gris de lluvia. Gris de segunda. Está tan gris que el color hay que ponerlo en las sábanas, en las paredes, dentro de casa. Está gris el mundo que veo al girar la cabeza. Está gris la vida como esperando abril en mayo y hacia junio. Está gris el desierto. Las fichas del casino son todas grises. Decían que la vida era en blanco y negro, pero mentían. Eso son maniqueísmos absurdos. La vida es grises, sólo que a día de hoy está más gris. Tan gris está que cualquier cosa sorprende en color.

Es grises, así sin concordar, se parece a un verbo. Esgrisar. Tú esgrisas, él esgrisa, yo esgriso. De es y grisar. Desgrisar. Quitar grises. Pero quitar grises para poner colores. Rosas fucsias amarillos rojos verdes violetas azules…y grises. Porque lo más bonito de esgrisar es volver a grisar. Y esgrisar. Y grisar. Del gris de un domingo gris esgrisado y grisado mil veces. Y hasta que llegue junio.

Etiquetas: zaragozalluviagris

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario