La presunción de inocencia, caso práctico

viernes, mayo 23, 2008 10:01
Publicado en la categoría purnas

La historia de las esposas de Thierry acabó ayer con un animado debate sobre la presunción de inocencia. Casualmente hoy me entero de una historia que viene a ejemplificar el trato que la prensa da a las informaciones que da la policía de cualquier país del mundo.

La remodelada web de Informativos Telecinco publica que un tribunal estadounidense ha considerado infundadas las pruebas que llevaron a la entrada de la policía en la sede de una secta en Texas.

Sin embargo, en los días que siguieron a la incursión policial, los medios de todo el mundo dieron por hechos los abusos y las prácticas deshonestas con menores pertenecientes a las secta. Todo lleva su tiempo, y puede ser que otro tribunal desautorice a este primero, pero veamos un ejemplo del trato al tema que nos ocupa. En el subtítulo explica la propia web de informativos Telecinco que “los hombres las preparaban para aceptar las relaciones sexuales desde la pubertad“. Es cierto que en el artículo existe una cierta prevención y se entrecomillan párrafos y se ponen las acusaciones en boca de los policías y no del medio. Sin embargo, es una versión sin contrastar, por supuesto, y que se da realmente por buena.

Un tribunal ahora ha dictaminado que no era así, por el momento, insisto.

Ps. Por repasar otros casos, se pueden ver los de Mounib y Tomouhi o el caso Raval, perfectamente descrito por Arcadi Espada en “Raval, del amor a los niños

Ps2. Copio un párrafo de una pregunta a purnas que respondí hace unos días donde aclaro una parte de mis posturas

Creo que hay que mostrar la muerte y la violencia, por ejemplo. Se puede hacer sin caer en el morbo, pero hay que ver la muerte, y ponerla en contexto. Creo que informar de las intenciones de los terroristas es un acto ingenuo de terrorismo. El terrorismo no busca matar, busca aterrorizar y si decimos que “hubieran volado la torre de Chicago/Agbar/la del Pilar”, les estamos haciendo un favor a los terroristas. Creo en la presunción de inocencia en todo caso. No vale mostrar la cara de los etarras detenidos y ocultar la de los empresarios detenidos. Considero que la violencia contra las mujeres es sumamente grave, retrógrada y prehistórica. Creo que la violencia contra los hombres en las familias es mucho menor (los datos hablan de un 10% de los casos), pero que también es grave. No me gusta la sobrerepresentación en los medios de algunos casos (Mariluz, Madeleine McCann, Ingrid Betancourt…) porque obvian la realidad de otros que están en su misma situación (Jeremy Vargas, Amy Fitzpatrick, 700 secuestrados por las FARC), y porque suponen el triunfo de la publicidad frente a la realidad.

Etiquetas: mediosperiodismopresuncióninocencia

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario