El terremoto de China, twitter y el periodismo

martes, mayo 13, 2008 23:02
Publicado en la categoría purnas

Hoy nos han contado en el Mundo que China tembló primero en twitter. Dice el periódico que:

Ni las agencias ni el Servicio Geológico de EEUU. Fue en Twitter donde en primer lugar se informó del terremoto que ha dejado más de 8.000 muertos en China. Con casi tres minutos de antelación, un usuario de este sitio de Internet ya advertía: “Terremoto, no estoy seguro de su magnitud. ¿Quizá cuatro?”

Por supuesto esto no es cierto. El primer establecimiento de comunicación en este terrible terremoto fue cuando alguien gritó “Terremoto” y avisó a quienes tenía cerca de lo que sentía. La comunicación no tiene necesariamente que pasar por ningún componente tecnológico para producirse, ni mucho menos. En todo caso es cierto que la función de twitter como acelerador de la comunicación se ha producido, en esta y en otras ocasiones.

Cuando hablamos el otro día en el Seminario de la A.P.A., yo decía que twitter, como tantas otras herramientas en Internet, son mecanismos que el periodista debe conocer. El periodista debe aprender de las fuentes tradicionales, portavoces, gabinetes, “soplones”, “chivatos”, filtraciones, boletines, actas…Y ahora también el ingente rastro de información que vamos supurando en internet cada uno se convierte en una tremenda fuente de información.

Herramientas como twitter, como Facebook, como Xing, posibilitan además la creación de círculos sociales amplios y unidos por unos lazos realmente livianos que permiten conocer gente con la que sólo compartimos, que se yo, el lugar de procedencia, el color de los ojos, o el gusto por los Kiss. Se convierten por tanto no sólo en fuentes de información, como en el caso que conté ya de Pena-Roja de Tastavins y el cable de cobre, sino también en generadores de nuevas fuentes de información. Gracias a twitter hoy he hablado con Antonio Broto, aragonés que vive en China, y a pesar de que no nos hemos visto nunca ni hemos hablado por teléfono, hemos concertado una entrevista para que nos contara de primera mano como vivió el terremoto. Así pues, un lazo liviano que me une con Broto (somos aragoneses y tenemos un blog) ha permitido conocer una realidad en primera persona a miles de kilómetros de distancia.

Esto hace a todas estas herramientas tremendamente útiles. Ni son mejores, ni peores. Simplemente están y hay que aprovecharlas. Como las demás. Una cerveza a tiempo también descubre información. Un comentario sin intención puede orientar nuestras pesquisas. Una llamada de teléfono, una carta o un mail, abren puertas y ventanas. Las redes sociales, Internet, la web 2.0, las interconexiones son para un periodista lo de siempre, pero diferente. Pero más rápido. Pero más incoloro. Y funciona.

Si además de hablar de twitter, de la comunicación y de las herramientas del periodista, interesa lo importante del tema, que es el desastre de China, podemos ojear el blog de Antonio y en especial este post, cartografía de desdichas, que resume un año negro para China en el que iba a ser su puesta de largo en el mundo con las Olimpiadas de Pekín.

Etiquetas: periodismomedioschinatwitterinternetterremoto

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “El terremoto de China, twitter y el periodismo”

  1. El uso perverso de la tecnología. Twitteando un funeral | Purnas en o zierzo says:

    marzo 14th, 2011 at 17:35

    […] la culpable. Twitter, que, como tecnología tiene sus ventajas e inconvenientes, permite la difusión instantánea de acontecimientos. Es su uso lo que hace a esta tecnología buena o perversa. Igual que nos permite conocer una […]

Dixa un comentario