Día de la libertad de Prensa

sábado, mayo 3, 2008 21:12
Publicado en la categoría purnas

datos de periodistas muertosDesde el año 1991 el 3 de mayo es el Día de la Libertad de Prensa. Las cifras de al lado, gentileza vía twitter de Sonia Blanco, son del año pasado. Varias organizaciones como Periodistas Sin Fronteras publican estos días sus informes anuales que apuntan cifras preocupantes, desde luego.

Periodistas de todo el mundo son amenazados, golpeados, detenidos, torturados, asesinados. En nuestra civilizada Europa, también, en democracias consolidadas, también. La persecución de los periodistas es la persecución contra la verdad, sin más. Algo que muchos gobiernos, organizaciones terroristas, paramilitares, mafiosas o incluso simplemente económicas no acaban de encajar demasiado bien.

Reporteros sin Fronteras incide este año en los problemas de los periodistas en Europa. (el informe completo en PDF, aquí). Sin dejar de reconocer, criticar y condenar la persecución que desde ETA se hace a los periodistas, sorprende que, sin embargo, de por hecho algo que ni la justicia ha hecho. Que Egunkaria y Gara son periódicos de ETA. El caso de Egunkaria es grave porque 5 años después de su cierre los detenidos están absueltos pero el periódico fue clausurado, cerrado y precintado. Marxelo Otamendi todavía rumia sus penurias por los foros donde los quieren oír.

El cierre de medios de comunicación es otro ataque contra la libertad de prensa, aunque desde luego, y a pesar de que no se trata de establecer grados, creo que es evidente que es mucho peor el ataque contra la vida.

El caso es que esta profesión apasionante vive en peligro constante. Más peligros en unos sitios que en otros, y en algunos, es, directamente, impracticable. Desde las cifras de al lado, duras, con sus secuestros, con sus detenciones, con sus asesinatos, también quiero llamar a la “pequeña” libertad de prensa.

La pequeña libertad de prensa es la del día a día. La que hay que luchar cuando el editor quiere censurar tu voz. La que hay que defender cuando el político de turno quiere controlar su parcelita de poder en nuestros medios públicos, y en algunos privados. La que hay que proteger cuando sabiendo, no nos dejan publicar. La pequeñe libertad de prensa es la que viola el alcalde de Huelva cuando trata de agredir a una fotoperiodista. La pequeña libertad de prensa es la que deja decir palabras como trasvase. La pequeña libertad de prensa habla de las dudas sobre Gran Scala. La pequeña libertad de prensa pone el foco en los que están a favor…y en los que no. La pequeña libertad de prensa es la que representa a todas las sensibilidades de los potenciales lectores, televidentes, oyentes. La pequeña libertad de prensa es un granito en la libertad de prensa, pero es muy difícil luchar por ella. Lo heroico es lo otro, sin duda. Pero de pequeñas heroicidades y gestos tienen que estar llenas nuestras vidas. Incluso nuestras vidas de periodistas en democracia sin amenazas físicas.

Etiquetas: prensaperiodismolibertadamenazas

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario