He tropezado con un párrafo. El juego del ángel

jueves, mayo 1, 2008 23:04
Publicado en la categoría libros

Me he tropezado en un párrafo. Ha sido como de repente. Pero ha sido un tropezón importante, de esos que acaban de decidirse normalmente cuando caes al suelo, con las manos por delante o con la nariz. Casi sin gafas. Me leí la “La sombra del viento” casi de un tirón, en una noche, quizás. Me hundí en ese universo de una Barcelona extraña y conocida a la vez, con su misterio, sus amores imposibles, y la magia de los libros por el medio. Hay best sellers que merecen venderse.

Con las mismas ganas compré “El juego del ángel” y lo empecé ayer. Con ganas, insisto. Recordé la forma de escribir de Carlos Ruiz Zafón. Recordé el cementerio de los libros olvidados y abrí por la página 1. Y allí el tropezón. Allí la conmoción. Un párrafo infumable. De los que quitan ganas de leer. Tiene que ver, supongo, que me gustan las frases cortas. Los puntos. Las comas. Tendrá. Tiene que ver, seguro, que no me acaban de convencer los adjetivos góticos e innecesarios. Después reconozco que he pasado el mal trago, y he seguido leyendo, pero ni las ganas son las mismas. Me costará. Cuando te decepcionan cuesta recuperar la confianza. Hasta con los libros. El párrafo en cuestión, unos amigos:

La sede del diario se alzaba tras el bosque de ángeles y cruces del Pueblo Nuevo, y de lejos su silueta se confundía con la de los panteones recortados sobre un horizonte apuñalado por centenares de chimeneas y fábricas que tejían un perpetuo crepúsculo de escarlata y negro sobre Barcelona.

Etiquetas: zafónliteraturalibrosescritura

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “He tropezado con un párrafo. El juego del ángel”

  1. Tengo que ir a Japón | Purnas en o zierzo says:

    marzo 21st, 2011 at 14:27

    […] miles de kilómetros de distancia. Perturba a mi alma perturbada que si el otro día me detuve de leer un libro, que al fin acabé no sin problemas, hoy me he vuelto a detener por distintos motivos. Me […]

Dixa un comentario