Son los amos de mi tierra

miércoles, abril 16, 2008 13:17
Publicado en la categoría purnas

Ni se han molestado en encubrir que es una operación macrourbanística de calado. Ayer conocíamos los planes del Ayuntamiento de Zaragoza (PSOE-PAR) sobre el traslado del campo de fútbol de su ubicación actual hacia las huertas de San José. Primero supimos que tendríamos que pagar entre todos 2,1 millones de euros a la constructora que iba a hacer el nuevo campo de fútbol en la Romareda. Aquel campo de fútbol fue llevado a los tribunales por el PP y el PAR y apoyado por la entonces corporación PSOE-CHA.

Ahora lo trasladan, como ya se preveía tras el cambio de pactos municipales. Habrá 900 pisos de V.P.O. sobre 3500 viviendas libres. Toda una apuesta por la democratización de la adquisición de vivienda, claro. Contará con rascacielos, aparcamientos privados…y me extraña que no haya planteado otro centro comercial. Además, el estadio contará con 43.000 butacas. Osea, que no será de cinco estrellas, y no podrá albergar finales europeas. Personalmente, sigo insistiendo en que no es el Ayuntamiento de Zaragoza el que debe construir un estadio para uso exclusivo del Real Zaragoza, S.A.D., por muy aficionado del equipo que yo sea. Pero ya que parece ser que todos los políticos zaragozanos entienden que sí, al menos, podrían tener el detalle de no ir aprobando y desechando proyectos que cuestan un ojo de la cara al ciudadano.

El tema de las cinco estrellas, además, es un poquito así como de cachondeo. Una de las críticas más feroces que tuvo el campo proyectado en época del extinto Antonio Gaspar (CHA) era, precisamente, que no era de cinco estrellas. Es decir, que no tenía 50.000 asientos para aficionados y público en general. El de ahora tampoco. Pero, oh magia de la política, ahora don Heraldo de Aragón, nos cuenta que eso ya no es tan importante, que siempre se puede ampliar después (como el otro). Así que no era tanto problema antes. Claro, que ahora, el Ayuntamiento de Zaragoza, o sus próceres, acabarán con un magro resultado en forma de suelo público para colocar casinos o lo que les venga en gana donde ahora está el Campo Municipal de Fútbol.

Eso sí, si la resolución de ese problema de suelo público que será “desaprovechado” es igual que en la estación del Portillo, apaga y vámonos. Después de hacer la estación de Delicias, el otro día nos dijo, textual, el director de Transportes de la DGA que la estación de Delicias está lejana y es incómoda y que los trenes de Teruel pararán en el Portillo. O eso quieren. Vamos, que lo mismo ahora hacen un campo nuevo y el otro lo utilizan para cuando el Zaragoza B juegue en Segunda, o el Atlético Delicias suba a 2ª B. Es un poner.

Y como mientras, Gran Scala sigue deparando esos sustos que nos temíamos y por los que te tildaban de agorero, antipatriota y rojomasón, pues se esperaba un debate apasionante en Aragón Televisión el pasado lunes. Cosas de la vida, a los amos de mi tierra, a la coalición PSOE-PAR que “gobierna” en Aragón, en Zaragoza y en unas cuantas comarcas, se les pasó lo de pasar por el plató. Vamos, que no fueron. Así no tuvieron que explicar ni campos de fútbol, ni grandes scalas, ni timos, ni tan siquiera porqué el estatuto de Aragón no permite que Aragón sea voz y parte en eso del aprovechamiento del trasvase del Ebro a Tarragona para Barcelona. Minucias, como quien dice.

Etiquetas: aragónpolíticazaragozaromaredagranscalaebrotrasvase

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario