Warning: include(/homepages/2/d229146434/htdocs/purnas/wp-content/themes/light/functions.php): failed to open stream: Permission denied in /homepages/2/d229146434/htdocs/purnas/wp-settings.php on line 499

Warning: include(): Failed opening '/homepages/2/d229146434/htdocs/purnas/wp-content/themes/light/functions.php' for inclusion (include_path='.:/usr/lib/php7.1') in /homepages/2/d229146434/htdocs/purnas/wp-settings.php on line 499
Purnas en o zierzo » Los cabezudos de Zaragoza ya no son lo que eran

Los cabezudos de Zaragoza ya no son lo que eran

miércoles, abril 2, 2008 9:49
Publicado en la categoría purnas

Rodeado de 50 personas me encuentro de pie en pleno paseo de la Independencia en Zaragoza. Me escuchan. Hablo. Les incito a acudir a una jornada sobre el uso de las Nuevas Tecnologías. Explico las posibilidades de organización que ofrecen para cualquier tipo de grupos. Los oyentes son heterogéneos pero parece que abundan los jóvenes. Especialmente los jovenes implicados en movimientos políticos, asociativos, ecologistas. Son los jóvenes que nos manifestamos contra la OTAN en Zaragoza, contra el trasvase del Ebro, contra el dragado del río, contra los pantanos, contra la especulación, contra las montañas.

Yo hablo: “Aunque muchos fuéramos insumisos, objetores, y aún seamos antimilitaristas, hay que reconocer que Internet surge de la inteligencia militar. Además, de la estadounidense. Por eso tiene parte de justicia poética que la usamos para organizarnos contra ellos. Para ser insurgentes. Para ser rebeldes. Por eso es necesario entender Internet como un arma que nos han dado, y, por ello, tomando todas las precauciones necesarias, usarla, coordinarnos, crecer con ella”.

La gente aplaude, pero no acaban de estar convencidos de acudir a las jornadas. Sienten que les tiendo una trampa. Yo lo asumo, pero creo lo que digo. La verdad es que estoy soñando, así que diga lo que diga, me lo estoy creyendo. Después quiero hablar del networking, que le llaman. Aprovechar estrategias empresariales para relacionarlos, compartirnos, soñar y luchar juntos. Estrechar relaciones. Estoy a punto de empezar esa parte de mi discurso pero un griterío irrumpe en escena.

Corriendo contra el viento de la ciudad vienen mil personas. O más. Las encorren. Mucho, por lo que parece, pero se ríen. ¡Son los cabezudos! grita alguien. Y así es. Pero no son el forano y la forana, el morico o la pilara. Son los lunnis. El Ayuntamiento de la ciudad ha creado cabezudos lunnis que ahora encorren a los zagales. Y me estropean la charla. Corro entre sorprendido, divertido e indignado. ¿Qué pintan los lunnis entre los cabezudos de la ciudad?. Después, confundo a la lunni de rastas cabezuda con una niña de rastas no cabezuda. Le planto un beso al moñaco azul.  

Etiquetas: cabezudoszaragozavientosueño

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario