El último tren a Auschwitz

sábado, marzo 29, 2008 0:32
Publicado en la categoría purnas

 

 

Miedo, sed, hambre, rebelión, derrota, humillación, honor, muerte, desolación, tristeza, alegría. No se cual de todas estas palabras, ni siquiera todas juntas, definen esta película. Acostumbrados a una visión dulcificada de los campos de concentración (La vida es bella) o con héroes ambiguos (La lista de Schlinder), “El último tren a Auschwitz” nos muestra la deportación y el holocausto de una manera claustrófobica. La vida de un vagón del último tren de judíos de Berlin hacia el campo de concentración.

Hielan la sangre los diálogos, la lucha por la vida, la crueldad de los verdugos, la frialdad de los que reciben órdenes, la avaricia de los que hacen negocio con la muerte, la dignidad de algunos soldados alemanes, los conatos de rebelión y el orgullo de los humillados. Es una película que no deja indiferente, desde luego. Que no abusa de la truculencia pero que muestra en toda su dureza la muerte irracional de todo un pueblo por culpa de unos iluminados y por culpa, sobre todo, de una gran masa que colaboraba o hacía la vista gorda al exterminio de todo un pueblo.

De todas las visiones del holocausto narradas que se han hecho, las dos últimas películas que he visto marcan un punto de inflexión. Reflexionan desde otros puntos de vista sobre la brutal historia de la Segunda Guerra Mundial y el holocausto. En el Último Tren a Auschwitz se pone el ojo en las víctimas, encerradas como animales y transportadas sin agua ni alimentos en un vagón de ganado. También aparecen todos los demás. Los verdugos, los indiferentes, los crueles, los cobardes, los valientes, los dignos. La otra, “La Zona gris”, aún aporta un punto más impactante. Los protagonistas son los judíos que integrados en diversos comandos obligaban a otros judíos a entrar a las cámaras de gas. A cambio, comida, bebida y semilibertad. A cambio, la muerte cada cuatro meses para todo el comando. La zona gris. Donde no hay buenos ni malos, sino lucha por la supervivencia. Lo más terrible del ser humano.

Etiquetas: holocaustonazismocinejudíosauschwitz

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario