Me sorprende que se sorprendan de mi edad

lunes, marzo 17, 2008 22:14
Publicado en la categoría purnas

Me sorprende que se sorprendan. De mi edad, por ejemplo. Es una semana difícil para tener 33 años. Con todo el follón que ha montado la BBC sacando a un Cristo crucificado de forma irreverente (Video/inglés), y yo luciendo treintaytres años por esos mundos de Dios. No quiero ser un conejillo de indias para cualquier grupo que quiera probar sus teorías sobre la crucifixión de Jesús de Nazaret, desde luego. Aunque se sorprendan de mi edad, aunque lleve barba (o perilla, según el día), no quiero morir crucificado. De hecho, no quiero morir, o no todavía.

Prefiero sorprenderme de que se sorprendan. De que estuve en el Euromillón con Paula Vázquez, y por eso quizás me se muchas preguntas del Trivial. O al contrario. El caso es que a veces sabes cosas que no deberías saber. O incluso que no querrías saber. No precisamente del Euromillón, por supuesto. Pero sí de por donde van los tiros de algunas empresas, de algunas instituciones. Cuales son los objetivos, totalmente opuestos a lo que te gustaría, desearías o querrías. Pero lo sabes. De hecho, estoy pensando que sí me gusta saber. Para actuar en consecuencia, o no todavía.

Me gusta sorprenderme de que se sorprendan. Incluso aunque aparenten conocerme. Me gusta. Me gusta pensar que tengo todavía parcelas secretas que ni las preguntas de Purnas pueden superar. Me gusta reservarme intimidades, para luego contarlas, y explotar, y pensar que entonces sorprendo, aunque no sorprenda. Me gusta hasta guardarme besos. Los atesoro. Para vete tú a saber cuando. Pero lo hago. De hecho, me gusta guardarlos. Y darlos. O no todavía.

Deseo sorprenderme de que se sorprendan. Aunque el horóscopo me diga que hoy tendré una noche de pasión. Le he escrito al escritor que escribe los horóscopos. “Mi noche de pasión será el viernes, tengo 33 años”. Se ha sorprendido. Pero me da igual. Me encanta sorprenderme de que se sorprendan. No me gustaría morir crucificado. Ni tener esa noche de pasión hoy. O no todavía. 

Etiquetas: jorgeromancepurnas

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario