La resaca electoral (II)

miércoles, marzo 12, 2008 12:46
Publicado en la categoría purnas

Al parecer la presión de los medios sólo condiciona a los electores y no a los candidatos. Quizás por eso Mariano Rajoy no dimite a pesar de su fracaso, ni en CHA se adivinan cambios en su trayectoria descendente. Sin embargo todos los análisis (e incluso el mío propio ) hablan de la influencia de los medios en el bipartidismo instaurado tras las elecciones del domingo.

Anoche rumiaba esta idea después de contar una pequeña trifulca ruedaprensera que tuve con Josep Antoni Duran i Lleida. Francia acababa de decir que no a aquel presunto tratado constitucional europeo y yo le pregunté a Duran i Lleida que porqué pensaba que los franceses no habían leído la Constitución. De eso se trataba, tras las votaciones todo el mundo se empeñó en decir que los votantes no entendían la Constitución y por eso habían dicho que no. Ayer tenía la misma sensación. 

Nos llenamos la boca con la generación total de contenidos, con la interactividad, conque el usuario cree y difunda, pero luego nos jode que decida. Es cierto que los medios tienen influencia, y a eso le daba vueltas, es cierto que han apostado por el bipartidismo, sin duda. Pero me resisto a pensar en que esos 20 millones de personas, grosso modo, que han votado a PSOE y PP lo han hecho por alienados, por no pensar, y por dejarse llevar por el tsunami.

Más influencia que eso tiene la ley electoral, y ante eso, amigos, son los políticos los que tienen que dar pasos. Quizás pensemos que el pueblo ha elegido mal. Yo pienso que los aragoneses han elegido mal. Pero han elegido. Conscientemente en la mayoría de los casos, y eso es lo que echo a faltar en muchos análisis que sólo ven a los electores como compradores. Es más, si es cierto que son electores, poco importaría que los candidatos sean feos, ceceen, tengan cejas o escupan al hablar. ¿Igual estoy equivocado?. Cuantas dudas… 

Etiquetas: eleccionespolíticaprensaciudadanía

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario