La democracia es algo más que ir a votar

jueves, febrero 28, 2008 23:43
Publicado en la categoría purnas

Hoy he dicho una vez que no, dos veces que sí, y otra que tal vez. Esa es la vida democrática. No es democrático votar. Ni no votar. Uno de los problemas  de estos días de campaña es cuando te hacen sentir culpable (todos) por no votar. No votar, votar nulo, votar en blanco son opciones tan válidas y democráticas como ir a votar, e incluso votar a partidos antidemocráticos per se. En cualquiera de los casos, votar, no votar, votar nulo, votar en blanco, tienes el derecho a ejercer tu opción cívica. Participar en la democracia, por más que a los periodistas se nos llene la boca con esa chorrada de la “fiesta de la democracia”, es algo más que meter un papel en una urna. 

La democracia es actitud. La democracia es crítica. La democracia es participación cívica. La democracia es salir a la calle. Trabajar. Respirar. Pensar. Decir lo que se piensa. Dudar. Incluso de los grandes proyectos. La democracia es más que elegir entre Rajoy y Zapatero. Sin duda. La democracia, incluso la tutelada que padecemos en España, es vivir en sociedad con todas las consecuencias. Aprovechar los resquicios de libertad. Generar nuevos espacios de libertad, y hasta colgar un cartel. Eso es democracia. Independientemente que el día 9 de marzo prefiera estrenar un decantador y beber un buen vino sin bajar al colegio electoral. O irme al campo. O invitar a alguien especial a vivir de espaldas a las elecciones. Eso también es democracia.

Hoy también me han dicho que la “política a mí no me interesa”. No era cuestión de ponerse pedante, pero Aristóteles ya dijo aquello de que el hombre es un animal político. Hasta pasar de la política es ser animal político. Aunque no seas capaz de analizar un debate. O aún cuando se te acaben los adjetivos para describir un sistema político. O incluso aunque prefieras irte a esquiar, o cambies de canal cuando la información (por llamarla de alguna manera) política te bombardea. De todas esas actitudes depende la propia existencia de nuestra sociedad.  Y si no, siempre puedes ver el mundo al revés . O verlo desde una ventana . Siempre puedes imaginar chispas que prenden. Aunque no nos consideren política.

Etiquetas: eleccionespolíticademocracia

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario