De las noticias de hoy

domingo, enero 27, 2008 0:06
Publicado en la categoría purnas

20080126230610-1201379474963.jpg

Ya no damos pinceladas de noticias del mundo. Ahora damos rayujas. Un par de apuntes, una monja que encuentra un bebé y pasamos por encima de la muerte y la desesperación. En Gaza rompen los muros y las fronteras. El embargo asesino israelí ahoga a la población palestina, que quizás se equivocó al votar a Hamás , peroque no merece el castigo horrible de un regimen democrático para los israelíes y asesino para con sus vecinos, amparado por esos que llaman los cuatro. La Unión Europea, Estados Unidos, Rusia y la ONU siguen en este asunto el papel de comparsas del asesinato de un pueblo. En EiTB han colgado una galería de fotos de EFE como la que encabeza este post. Y por ellos hemos pasado por encima, como toda la comunidad internacional.

Desde el pasado diciembre son los keniatas los que viven en un estado de violencia y terror. Violencia tribal le llamamos. Los medios. En Bosnia fue violencia étnica porque eran blanquitos, blanquitos. En Kenia, lo mismo, es violencia tribal. Para nada importa que sean diferencias políticas, ni fronteras artificiales, ni la resaca todavía duradera de la colonización la que crearon la situación que hoy vive Kenia. Hoy han sido 25 o más muertos, 700 desde las elecciones “democráticas”. Y hemos pasado de puntillas. Nombrando como nos da la gana lo que no entendemos. Aún hay quien cree que en Ruanda hutus y tutsis eran “tribus” diferentes. Violencia y genocidio tribal lo llamamos también. Porque los medios no entendemos ni queremos entender. ¿Para qué?. Para 15 segundos de informativos mostrando cadáveres que si fueran en nuestras calles ni se nos ocurriría mostrar.

Yo soy partidario de mostrar la muerte. La violencia. La sangre. Pero toda. No me vale mostrar el cuello roto de Saddam Hussein y no mostrar las tripas del asesinado por ETA. O todos o nadie. Estamos alejados de la muerte. Somos una sociedad que vive en la asepsia del olor a muerto. Sobre todo la cercana. Para la de los demás estamos tan inmunizados que nos es igual 5 que 80. En el equilibrio entre la intimidad, el honor y el olor a muerto está el ejercicio periodístico correcto. Pero la deformación geográfica aleja cualquier sentido a nuestros criterios. ¿O acaso no tapamos la cara de nuestros hijos pero no la de los palestinos?. El ser humano es el mismo en Gaza, en Kenya, en Euskadi, en Aragón o en España. Quitar el criterio geográfico al valorar la intimidad de las personas nos devolvería una parte de nuestra propia humanidad. Sentir los efectos de la violencia por los propios ojos también nos debería devolver una parte de nuestra propia humanidad.

Y llamar a las cosas por su nombre.

Etiquetas: mediamediosnoticiasgazakenya

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario