El primer propósito del año. No coger el taxi

miércoles, enero 2, 2008 12:08
Publicado en la categoría purnas

Marcado por muchas cosas ha comenzado este 2008. Me parece que lo de la Expo va a ser lo de menos. Así lo digo. Marcado por muchas cosas, pero con un primer propósito en firme. En la medida de lo posible no cogeré ningún taxi en todo el año y haré lo posible por que la gente que me rodea tampoco lo coja. Tras una noche surrealista y divertida para acabar el año. (Muy surrealista y muy divertida). Un taxista se quejaba de lo caro que está todo en Nochevieja. Nos habló de lo mal que estaba que subieran los precios ese día. De lo caro que salía ir a comer fuera. De lo mal que estaba que en las discotecas cobraran por entrar para luego estar apretado. Además, hizo un alegato del azar del taxi: “Yo chicos sólos no cojo, y chicas, a veces”. El servicio público. El caso es que después de tanto quejarse de los precios nos cobró 9.75 desde Diputació con Urgell hasta Diputació con Bailén. Osea, 5 minutos. A dos euros por minuto.  Lo podéis ver en el mapa.


Ver mapa más grande

Un largo 1 de enero de conversaciones tipo “from lost to the river” acabó en el autobús Barcelona-Zaragoza. Yo estaba muy contento porque me habían cobrado el Eurobus como si fuera un autobús normal. Era un autobús normal. A la 1.45 llegaba a la Estación Central de Autobuses de Zaragoza. La temperatura, un grado bajo cero. Niebla. Fuera, la nada. Ni un taxi. Cero taxis. Empecé a andar hacia la Avenida Navarra, y la gente hacía fila en la parada de taxis. Empiezan a llegar los taxis. A toda leche. Yo ya sigo andando y en la Avenida Navarra decido parar a un taxi con luz verde. No para. Y se mete hacía la estación. Más adelante, una pareja intenta lo mismo. Sin éxito. Los taxis no paran en la calle y van corriendo a la parada, al calor del recargo por estación. Y diréis, “hombre, es normal, si hay gente esperando en la parada, en la estación…”. Y sí, sería así, si, primero, no llevaran la luz verde (osea, disponible) encendida. Y segundo si en efecto fueran a la parada, pero si los paras antes de la parada en la calle que lleva a la estación de autobuses también paran, ante la indignación de la gente que hace fila. Cobran el recargo igual y les da absolutamente lo mismo la gente que haya en la parada.

En fin, que mientras iba andando helado bajo la niebla camino de casa, pude entretener mi mente desgastada en establecer este propósito. Este año, no cogeré taxis. Algo es algo. 

Etiquetas: taxizaragozabarcelona2008propósito

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario