Feliz 2008 a pesar de los pesares

lunes, diciembre 31, 2007 12:18
Publicado en la categoría purnas

No sé si coger la línea de cercanías para ir a la estación de autobuses, o el tranvía. Quizás coja el coche y vaya por la autopista autonómica. O tan sólo me dedique a mirar como avanzan las obras de la estación de Miraflores. Puede que aproveche para ver la televisión pública plural. O que me acerque a hacer esas gestiones en aragonés al Gobierno de Aragón o a presentar esa instancia en Fraga en catalán. Tal vez consiga la licencia para hacer una escuela taller en el Parque Natural de Los Monegros, o pueda, soñando soñé, ver un río que avanza sin que se pare cada cien metros en Zaragoza. Quien sabe. Hace cuatro años empezaban estas purnas . Entonces decía ésto:

No están los tiempos para revoluciones, nos dice el cántico de las sirenas de la vida corriente. No están los tiempos para cambios espectaculares de formas y maneras. Y nos llenamos la boca con constituciones y planes, estatuts y mas planes, hidrológicos e ilógicos, y millones de personas en el mundo sufren miseria y hambre. Y se estremece la tierra, y el mundo sigue, y las ventas siguen. Hoy es el tiempo de la revolución. La interior, la dura. La que permite olvidarse por un momento del cierzo que te corta la cara, y te obliga a hacer frente a las injusticias. Desde los pequeños gestos. Desde la sonrisa cotidiana y el sentir firme contra las injusticias de cada dia.
El año 2004 tiene que ser el de la revolución cotidiana. Ese será nuestro empeño, tratar de cambiar el mundo desde cada uno de nuestros rincones y vidas, desde el mismo momento que nos levantamos de la cama.

Lo sigo pensando y diciendo para este 2008 que nos llenará de ilusiones, desilusiones, alegrías, tristezas, odios, amores, rabias y sueños. Por eso mismo, y por todo lo demás. Feliz 2008, a pesar de los pesares. 

Etiquetas: 2008nocheviejapurnasrevoluciónlibertad

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario