Llega el hielo al secano aragonés

lunes, diciembre 17, 2007 12:43
Publicado en la categoría Sin categoría

Estamos pegados al hielo. Cuando el hielo llega, los cuerpos se apelotonan. Y las neuronas también. El Real Zaragoza quiere hacer un estadio nuevo, y el Ayuntamiento le deja. Le dará suelo. Para no jugar, como ayer. Dicen los de Gran Scala que plantarán plantas autóctonas. Se supone que también con romerico harán los campos de golf. Se supone. El Gobierno de Aragón que no promociona la cosa ahora calla. Para no promocionar. El pequeño saltamontes de Fraga sigue con su kárate. A Moncada lo entierran en Aragón mientras Mequinenza le llora, se ríe y disfruta con sus textos. Tuvo más repercusión el hombre que mordió a su perro que el estreno de una obra teatral con textos de Moncada en su Mequinenza querida. Así somos los aragoneses. Parecemos inundados por el pantano.

Ayer en un bar un hombre decía: “Fíjate, a Biel le da igual de qué sea el negocio, pero oye, 700 millones de impuestos, olé sus huevos”. Y entonces, el lomo con pimientos verdes, queso y huevo se me cayó hasta los pies. La Dama China nos puso buena música, más en el Posturas, los guineanos nos enseñaron a bailar en africano. Y las ganas de abandonarlo todo se instalaron en un cerebro helado y casi inundado como el mío.

Caben tantos enlaces por ahí arriba que no he puesto ninguno. Será el lunes. Será el coche que espera en el taller su veredicto. Serán las llamadas intempestivas de domingo. Hay lunes que parecen lunes. 

Etiquetas: aragón

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.
Tags:

Dixa un comentario