Desde 2004 luchando por el mundo 2.0

miércoles, diciembre 5, 2007 22:56
Publicado en la categoría periodismo, purnas

Hoy he hecho un ejercicio que hacía tiempo que no hacía. He leído uno por uno (algunos por encima) todos los post que escribí en 2004 (y el primero, de 2003). Yo entonces vivía en Barcelona. Escribía fundamentalmente de política. Nunca he dejado de hacerlo. Yo soy política. Todos somos política. Mi yo personal no deja de ser política, porque es, y porque es en relación a otros. A los que se emocionan cuando hablo de manos, las propias y las ajenas, también a los que les ofende que hable de países que no están en muchos imaginarios. Incluso a los que gusta (o disgusta) que escriba en lenguas que no entienden, ni quieren entender, ni entienden porqué las amamos.

Toda esa red de relaciones sociales tejidas desde Purnas, al margen de si vivo en Barcelona, en Zaragoza, en A Fueba o donde sea, siempre ha estado presente. Desde 2003. Siempre he sido yo porque he recibido inputs de otros que han estado allí. He recordado al leer el 2004 a los compañeros de Universidad, con los que disfrutamos de cinco días especiales en Mallorca. Los duros días de marzo. La lucha contra el trasvase, ahora tan lejana. Las muertes de Pepo, o de María Campo. El triunfo de Santaliestra. Las sucesivas luchas de Artieda, de Yesa.

He visto gente que ya no está. He sentido manos que ya no están. He sentido incluso manos que no estaban entonces, pero que vinieron después. Me llamaron Imbécil trabajando en una librería, me echaron de un bar, ganamos una Final de Copa del Rey en Montjuic. Cada post de aquel año (de los de después también) cambió mi forma de pensar sobre algo. Incluso he leído algunos que ahora no escribiría nunca. Es el transcurso del tiempo. Es la red social que te protege de las redes ajenas. Es la defensa de mi mundo de imágenes, letras, unos, ceros, manos, bocas y espirales, ante el mundo que no es nada de eso. Todo eso me ha moldeado hasta ser lo que soy. Y me seguirá moldeando.

Gracias por seguir con Purnas. Gracias. Lo he repetido muchas veces, lo dijo Buenaventura Durruti y se me quedó grabado a fuego, se me sale a la piel cuando paso por Pina de Ebro, en su cuartel general en la lucha contra el fascismo. “Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”. Trabajo nuestro es pasarlo a nuestras manos, a nuestro cerebro, a nuestro espíritu. En letras, fotos, canciones, unos y ceros. De momento. El mundo nuevo de los pequeños gestos. El mundo nuevo de las pequeñas revoluciones que se convierten en grandes revoluciones. O no. Pero por nuestro corazón que no sea. El mundo 2.0 está por llegar. Sin duda. Todo es ponerse. Los estímulos no nos faltan.

Etiquetas: purnasjorgeromancebarcelonazaragozablog

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario