Delegado dimisión. Ayer los nazis sí que entraron al cementerio

domingo, noviembre 18, 2007 11:22
Publicado en la categoría purnas

20071118102239-delegado.jpg

Con esta pintada despedía el día Zaragoza ayer por la noche. La vi camino de casa, en la calle San Vicente de Paúl. ¿Por qué estaba esta pintada en una pared zaragozana?. Las razones pueden ser varias, desde luego, pero coincidió que ayer el Delegado del Gobierno español en Zaragoza, Javier Fernández tuvo una más de esas actuaciones permisivas a las que nos tiene acostumbrados con los grupos fascistas y neonazis. 

 

Javier Fernández durante toda la semana anunció que no se permitirían concentraciones ilegales ni fascistas. Eso, después de ilegalizar una concentración que había permitido, convocada por el Movimiento Social Republicano. Esa fue la única concentración que no permitió. Durante todo el fin de semana los neonazis han campado a sus anchas por Cuarte . Otro grupo de ultraderechistas accedió al cementerio de Torrero de Zaragoza protegidos por la Policía. Eso son actos fascistas permitidos por el Delegado del Gobierno, de los que, además, especialmente el único poca cuenta podrán dar los medios de comunicación, que se limitan a señalar que no se permitió el acto, cuando es mentira. Delegación se encargó de que los medios dijeran (dijéramos eso).

 

Por la tarde una manifestación legal contra el racismo y el fascismo recorría pacíficamente las calles de Torrero. A pesar de que estaba solicitado por los convocantes, como yo mismo pude comprobar en el permiso para la marcha, Delegación del Gobierno les prohibió expresamente entrar al cementerio de Torrero a realizar un pequeño acto de homenaje con los miles de zaragozanos, aragoneses y españoles asesinados en las tapias del cementerio entre los años 1936 y 1950. La marcha se detuvo en las puertas, y no accedió al recinto. Al principio de la marcha, y considerando a una manifestación legal como a una banda de delincuentes entre los que había niños de menos de un año y abuelos de más de 80, la Policía trató de rodear la manifestación durante el trayecto. Al final, tras una negociación, la Policía se limitó a escoltar la marcha (legal, recuerdo) por delante y por detrás. Una vez leídos varios textos, la manifestación se disolvió.

 

Como parte de mi trabajo un cámara y yo nos dedicamos a recorrer la ciudad después en busca de dos cosas. Unidades de Policía vigilando las zonas de marcha y/o conflictos entre grupos fascistas y antifascistas. Las únicas unidades de Policía que vimos entraban a su cuartel del Paseo María Agustín. A cenar, quizás. Después de andar por varios sitios decidimos ir al cementerio. Allí nos esperaban más policías y un grupo de 25 neonazis en dos furgonetas nuevas, Mercedes Vito, y un coche. Como parte de nuestro trabajo, insisto, trabajo, bajamos del coche y nos dispusimos a grabar una escena que el Delegado del Gobierno español en Aragón, Javier Fernández había asegurado que no se produciría. Neonazis entrando al cementerio de Torrero para hacer un acto de homenaje. Recuerdo que a la manifestación legal no se le permitió acceder dentro. Sin embargo, a este grupo de 25 fascistas sí que se les dejó entrar e incluso poner una corona de flores que después devolvieron a su coche. No contentos con permitir este acto, que, vuelvo a repetir, el Delegado del Gobierno español en Aragón, Javier Fernández, había dicho mil veces que se no produciría, cuando íbamos a grabar un Policía nos solicitó la identificación. Estábamos en la calle, donde, teóricamente, los periodistas podemos ejercer libremente nuestro trabajo. El Policía nos impidió grabar, y, además, salir de la acera donde nos habían colocado a nosotros, de Aragón Televisión, y a un equipo de ZTV.

 

Es decir, los neonazis pudieron acceder al cementerio. La policía que manda Javier Fernández nos identificó a los periodistas y nos impidió hacer nuestro trabajo. Además, se prohíbe a una manifestación legal, pacífica, y antifascista acceder a la tapia de Torrero con no se sabe qué excusas. Hubo concierto en Cuarte de Huerva, y conato de concentración fascista en el Parque Grande legalizada en primera instancia y prohibida después del asesinato de Carlos en Madrid, por el Delegado del Gobierno español en Aragón. Es evidente quien ha salido ganando en todo este jaleo. Quien ha sacado sensación de impunidad de todo este barullo. Y por eso los periódicos españoles en Aragón pueden escribir reportajes hoy sobre Aragón como segunda Comunidad con más violencia fascista (en Heraldo) o Nazis el discurso de la violencia (en el Periódico).

 

Una jornada lamentable, desde luego. El Delegado del Gobierno español en Aragón, Javier Fernández, demostró una vez más una tibieza calculada contra los neonazis que les permite campar a sus anchas. Preocupado quizás, no lo dudo, por evitar incidentes, favorece a la extrema derecha más extrema y les permite hacer de Aragón campo de cultivo para sus ideas antidemocráticas, antihumanas, racistas, fascistas y xenófobas. Delegado, dimisión.

 

Etiquetas: fascismodelegadoespañaaragónnazisconcentraciónantifascismo

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “Delegado dimisión. Ayer los nazis sí que entraron al cementerio”

  1. Neonazis en Zaragoza | Purnas en o zierzo says:

    marzo 21st, 2011 at 14:26

    […] español en Aragón. Javier Fernández, delegado del Gobierno, responsable. Ya mintió cuando los actos del 20-N , y ahora sigue consintiendo encuentros de neonazis de toda Europa en nuestra ciudad. De todas […]

Dixa un comentario