Fotos de sábado. El canal, Mauricio Aznar, un fascista, los animales y un mendigo

domingo, noviembre 11, 2007 23:43
Publicado en la categoría purnas

Ayer me tocó pasear por el canal Imperial de Aragón. Obra magna de la ingeniería del XVIII que trajo el agua a miles de hectáreas de cultivo en Navarra y Aragón. Hoy el canal lleva todavía agua a parte de las huertas de muchos pueblos aragoneses, que estos días ven como las obras de la Expo, las de reparación de algunas zonas, y la acometida de una nueva tubería en Pinseque les han cortado el agua más de lo previsto. Borrajas, acelgas, brócolis y lechugas están sufriendo las restricciones humanas y las naturales, en forma de sequía, de cierzo y de falta de nieblas. 

 

Ayer paseaba por la ribera del canal en el barrio de Casablanca, en Zaragoza, y veía lo que ven los ojos de los que miran las fotografías que pongo (Pinchando se ven más grandes, por cierto).  Veía suciedad, veía patos estancados, veía fondos de canal que no se han limpiado en años y que atesoran, como esperando abril, wateres, duchas, bidones, martillos, ladrillos y carritos de niños. Veía raíces sin agarre en la tierra, buscando su propio sitio mientras el suelo se hunde a sus pies.

 

  

 

 

 

También vi una premonición. Equivocada. Pero premonición. Alguien, con el desconocimiento absoluto por bandera había pintado con spray en el monumento de Mauricio Aznar .  Reconozco que me causó un dolor íntimo que alguien hubiera profanado el pequeño homenaje de una ciudad a uno de sus cantores más brillantes. Reconozco que se me erizó la piel como cada vez que pienso que los Más Birras nunca volverán, que sus canciones ya son recuerdos de viejo, que Mauricio nunca volverá a cantar una zamba. En el busto que inauguró su madre hace unos años alguien había pintado “fascista”. 

 

 

 

 

Es la misma palabra que luego causó el revuelo de la tarde , y, probablemente dirigida al mismo personaje. Me niego a pensar que nadie, por muy perturbado, drogado o borracho que esté llamara fascista a Mauricio Aznar. Alguien en el sueño alucinado de un colocón de pegamento decidió que todos los Aznar eran fascistas. Un Sin Sentido. Cass seguro que, siendo la chica más guapa de la ciudad, por lo menos de ésta, se revolvió en su tumba, seguro. Arrollada por un Chevrolet y la incomprensión. En todas las ciudades hay una chica más guapa. Algunas empiezan por C y otras no. Pero nuestra Cass seguro que hubiera vengado la memoria de Mauricio haciendo pasar el Chevrolet del repartidor de cocacolas durante horas por encima de la mano agresora.

 

Aún hubo más. Me dolió otra imagen. Por dos razones. La primera, porque la reivindicación de Amnistía Animal contra el comercio animal me parece justa y necesaria. Porque no se pueden comprar y vender seres vivos a la ligera. Pero a pesar de la reivindicación, me dolió la otra imagen. Por la segunda causa. Preocupados como nos mostrábamos por la crueldad contra los animales, detrás de los carteles y en plena puerta del Corte Inglés, un hombre dormía tumbado sobre una maleta. Lo esquivamos.

 

 

 

 

Etiquetas: zaragozacanalaznarfascistaanimalmendigosfotografía

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario