Donde quisimos vivir

viernes, noviembre 9, 2007 22:03
Publicado en la categoría purnas

20071109202044-zaragozap.jpg

Greenpeace ha publicado el libro Photoclima, recreando lo que pasará en Aragón (y en otros sitios) para el año 2050 como todo siga así. La foto el Ebro a su paso por el Pilar es acongojante. Pero la situación que refleja no la habrá creado el cambio climático, desde luego. La habrá creado la clase política aragonesa, los poderes esos que llaman fácticos, las constructoras y el desarrollismo trasnochado de los “urbanistas” zaragozanos. Si el Ebro se queda así será por los efectos de la Expo, del dragado, del azud, tal y como nos contaban ayer, y que tan bien cuenta Barrakuda .

 

Y así quedará Monte Perdido, fruto del cambio climático, del aumento de las temperaturas, del descenso de las lluvias y de los parkings de Aramón.

 

 

 

 

Yo a veces divago por entre montañas, ríos y desiertos. En espirales y en círculos, claro. Y en mi deambular por mis conexiones neuronales sigo sin comprender la terquedad de la especia humana en general, de la aragonesa en particular, por destruirse a sí misma. Es algo que no consigo comprender por más vueltas que le de. Especular destruye. Y aunque enriquece, que no lo niego, es imposible disfrutarlo. Destruir el patrimonio natural y ambiental es tan valioso como recuperar el patrimonio cultural, sea en Lleida o en Madrid, claro. Pero mis neuronas no me ofrecen respuesta. No consiguen por ellas mismas centrar un discurso coherente sobre las actuaciones destructoras de los sucesivos gobiernos aragoneses y zaragozanos. Queda la huida, claro. Para encontrar otras especulaciones, otros cuentos, otras historias, otros socavones. Si no hay respuestas, a pesar de las preguntas, si no hay sinapsis a pesar de los intentos, si no hay final al final de la espiral, si no hay respeto sino intereses…si no volamos por los aires su moral de Corte Inglés…

 

Eso lo dijo Ixo Rai! hace años, y la Orquestina del Fabirol ha hecho una preciosa versión. La podéis escuchar pinchando en el Play verde de aquí mismo. La letra después. La coda de la versión, en aragonés, es tan concisa y tan clara, que no hay que añadir mucho más.

 

 

 

No tendríamos problemas, no le des vueltas así,
si cuidases tus cabellos, si no olieras a jazmín
si quemases tus vestidos color lila y cachemir,
si enterrásemos los sueños si volviéramos al fin.
No nos hablarían ellos con ojos de mercader
donde quisimos amarnos, donde quisimos crecer.
Si no hubieras inventado esas ganas de vivir
con sonrisas en otoño en una tarde sin fin.

Si no fuéramos tan tontos de dejarnos seducir
por las moras, por las nubes por oler el mes de abril.
Si no hubiéramos creído en las noches sin dormir,
en peinar niños traviesos besando el atardecer.
No nos hablarían ellos con ojos de mercader
donde quisimos amarnos, donde quisimos crecer.
Si no hubieras inventado esas ganas de vivir
con sonrisas en otoño en una tarde sin fin.

Si tuviéramos corbata si tuviéramos más estress,
si escucháramos la misa los domingos a las diez.
Si volasen por los aires su moral de corte inglés,
sus despachos, sus tarjetas, las mentiras de su fe.
No nos hablarían ellos con ojos de mercader
donde quisimos amarnos, donde quisimos crecer.
Si no hubieras inventado esas ganas de vivir
con sonrisas en otoño en una tarde sin fin.

 

Si bailasen con la luna sin pedir permiso al sol,
si aparcaran el progreso, se empapasen de sudor,
si escuchasen el tomillo si bebiesen el frescor
si abrazaran los los silencios si perdiesen la razón.
No nos hablarían ellos con ojos de mercader
donde quisimos amarnos, donde quisimos crecer.
Si no hubieras inventado esas ganas de vivir
con sonrisas en otoño en una tarde sin fin.

 

Nunca ya podrán charrar-nos con güellos de mercader

sin saber que tu y nusatros y asabela cuanta chen

ocupemos ista tierra sembrando a partis iguals

trunfas, dinidá, utopía y trigo ta o nuestro pan…

Tierra, que no t’acotolen butres bestius de siñors,

que especulan perque tienen permiso d’ocupazión!

 

Etiquetas: climaebroriozaragozaexpoespeculaciónixoraiorquestina

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario