Excavando el Ebro

miércoles, octubre 24, 2007 22:12
Publicado en la categoría purnas

 

 

Del modo que se ve en el vídeo una excavadora con bandera de Aragón retira la pasarela de tierra en el río Ebro. Desde ahí han removido el fondo, han sacado grava y han horadado el patrimonio vivo de la capital de este país. Con la bandera de Aragón. Los aragoneses no necesitamos a nadie para que nos ajusticie. Quizás en 1591 a Juan de Lanuza lo tuvieron que decapitar los castellanos. Pero ya no nos hace falta. Somos nosotros mismos como metaforiza el vídeo los que cavamos nuestras propias sepulturas. Como pueblo. Como país. Como ciudadanos. Como libres.

 

Tiene que ser desde León donde nos conmuevan para recuperar Ainielle, aunque luego lo quememos. Aunque luego el propio Gobierno de Aragón gestione las montañas como un gigantesco parque de atracciones en vez de como un terreno vivo, con gente que vive, con huellas en la nieve que, como canta la Ronda, ni un sarrio ni un esquí pueden dejar. Y nosotros, bandera en ristre (con suerte no es la que izan en los cuarteles), nos dedicamos a agujerear nuestro futuro. Nos dedicamos a sacar las gravas para moverlas de sitio y así los barcos, que otros moverán, y que a otros enriquecerán, pasarán por nuestro orgullo entregado. Por nosotros mismos.

 

El Ebro seguirá pasando por Zaragoza, al menos de momento. Seguirá regando la huerta, al menos de momento. Seguirá recibiendo otros ríos que vienen de arriba y de abajo. Por la derecha y por la izquierda. Al menos de momento. Pero llegará un día que el agua pasará por debajo de los barcos suizos. Por encima del fondo removido. Por el centro de una tierra que una vez fue un país. Y sin aragoneses que la miren, la disfruten, la quieran, la defiendan. Habrá personas, sí. Pero no serán aragoneses, no. Aunque hayan nacido aquí por generaciones y generaciones. Aunque lleven la bandera de Aragón en sus coches, en sus excavadoras, y en su corazón. Serán otra cosa. Pero aragoneses, no.

 

Etiquetas: aragónebroexcavadoradragadoríoidentidad

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario