¿Dónde están las musas?

jueves, octubre 11, 2007 17:04
Publicado en la categoría purnas

Hace muchos muchos años me dio por escribir poesías. Por escribir, más bien. Me acuerdo de cuando le enseñé a mi padre las primeras poesías que hice. Me acuerdo de la emoción del momento. Me acuerdo que una era una traducción libre, libérrima, del “Blowing in the wind” de Bob Dylan, también unos acrósticos de Aragón y otra sobre la muerte, que a esas alturas de mi vida me atormentaba. Qué cosas. Después escribí más. La mayoría realmente malas, las cosas como son. Algunas con un algo especial. Llegamos en un momento, junto con otros dos amigos a crear un colectivo literario, e intentamos hasta publicar un libro. Al final, nada pasó, y yo autopubliqué un cuadernito con varios poemas y un relato sobre trenes. Un éxito de ventas entre amigos, amigas, amigos de mis padres, etc. Creo que en casa queda algún ejemplar, incluso.

 

Estos días estoy tratando de escribir nuevas cosas, más allá del blog. Y no puedo. Me está costando tanto que estoy a punto de abandonar. Mi mente se ha acostumbrado a este formato blog corto, esquemático, hipervinculado. O a la redacción de televisión. Más corta, más esquemática, tan simple que a veces sonroja. Y ahora le está costando dar el salto a ese otro mundo irreal, más largo, más desarrollado. La historia es buena y original (o al menos así me lo parece), pero las palabras no quieren colocarse en su sitio. Así de simple. Conozco el problema. Aunque no acabo de saber de donde surge. Conozco la constancia, o inconstancia de mis propios impulsos. Conozco. Y quiero conocer más.

 

El caso es que mientras la musa no me visite en pleno festival de esta noche, pues  mejor que mejor. Igual, entre unas cosas y otras se me quedó la musa por el desierto. O no. Quien sabe. El mundo a veces cabe en un grano de arena. ¿Por qué no una musa?.

 

Etiquetas: musaliteraturaabstencióncreatividad

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario