Desarrollo económico aragonés contra el ejército, Pizarro, y el Gobierno de Aragón

jueves, octubre 4, 2007 20:18
Publicado en la categoría purnas

Tiros en la Base Aérea contra polígonos civiles. Dice el patrón que nada, que minucias. Claro, en realidad dos baldosas rotas parecen poco para lo que podía haber pasado. Pero en Zaragoza estamos tan contentos con esa Base Aérea, previsiblemente aumentada, y Otanizada que limita el desarrollo del aeropuerto de Zaragoza, y que además, amenaza con fundirnos a balazos. Y algún que otro ruido. 

 

Claro, que, pensándolo bien, igual es que Manuel Pizarro, otrora director de Ibercaja, de Endesa (con magro beneficio resultante), y agitador de Constituciones compradas en los kioscos, ha hecho su entrada en Zaragoza como a él le gusta. Como un elefante en una cacharrería. Ahora dice que ayudará al gobierno de ¿Aragón? Psoe-Par con las historietas económicas. Con ese 4,9% del presupuesto que gestionará la españolísima región aragonesa. Lloros y rechinar de dientes, ahora, pero no cuando se debe. Ahora hablan de argucia legal, jódete y baila , del Gobierno de España. Pero si no les hace falta, por dios, si ya saben lo que hay. Si se me permite el símil friki, Iglesias-Biel recuerdan últimamente a Grima, Lengua de Serpiente, cuando se destapa el pastel y acaba demostrándose que es siervo de Saruman. (Señor de los Anillos, hablo). Siempre con una palabra halagüeña para el amo, que, por supuesto, lo trata a puntapiés. Por el momento, el problema es que en Aragón hay muy pocos, o ningún Aragorn, y por supuesto, ningún Gandalf. Y los demás no pasamos de meros pequeños hobbits que tratamos de dar patadas a los árboles.

 

Por eso la DGA ha autorizado la reunión ultra en Camarena de la Sierra bajo el lema “El Nacionalismo español, esperanza de futuro“. Porque ese es el nacionalismo bueno y decente, y sacrosanto. Los demás son chiquilladas. Por eso van a Madrid los independentistas catalanes por quemar fotos del Rey, y la concentración fascista española que los ha amenazado de muerte ha merecido dos líneas en los teletipos. Mejor ocultar ese nacionalismo español ultra y magnificar al “nacionalismo radical” catalán y vasco. Claro. Los ultras eran 30, como 30 fueron los primeros que quemaron fotos del Rey. ¿Quién ha sido el centro del huracán?. Mañana en Madrid, por cierto, concentración para quemar fotos de reyes , de la baraja. Menos mal. Menos mal no que quemen fotos de la baraja, sino que de otras partes del Estado se muestre un poco de cordura contra la ofensiva nacionalista española, liderada por el PP y sus agentes de agitación.

 

….

 

ps. En Santander no han cambiado los nombres de las calles. Parece que estoy en 1939. Que cosas. 

 

Etiquetas: aragónejércitoeconomíadeudagobiernoespañarepúblicamonarquía

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario