Mañana de vacaciones en el balcón de mi casa

sábado, septiembre 15, 2007 10:28
Publicado en la categoría purnas

Primer día de vacaciones. La rutina, la jodida rutina, hace que me levante al punto de la mañana. El mundo espera. Aunque no sepa que yo hoy no voy a llegar. Llegaré, si acaso, al abrazo al Ebro (6 de la tarde, Puente de Piedra o lo que quede, Zaragoza). Oigo a los pajaritos cantar. También canta Alí (o Hassan, que no lo sé), que a pesar del Ramadán arregla el sótano de los vecinos de enfrente. Canta por Bisbal, que ya es decir. El café se calienta en la vitro. Y la leche se enfría en la nevera. Me llaman desde el otro lado del desierto, pronto muy pronto, y acabo preinscribiendo a alguien en un curso de árabe. Quizás para hablar con Alí, o Hassan, para que deje de cantar por Bisbal.

 

Luego la fuerza de la costumbre obliga a abrir los periódicos. Me imagino el olor a papel y a tinta fresca, porque los abro en las pestañas del Firefox. Heraldo , Periódico , País , Mundo, Gara , Libertad Digital , Telenoticies , Avui, Vilaweb. Los abro todos a la vez. Desde la portada abro los links que me interesan y acabo con 30 pestañas abiertas encima de la mesa. Con las pestañas mías cayendo de sueño. Lío un Pueblo. El café ya está. Hoy veo en el Heraldo que el Ayuntamiento cambiará los presupuestos para las fiestas. Porque pal Pilar sale lo mejor, aunque haya que pagarlo más tarde. A la vez, doy una calada al cigarro, bebo un sorbo de café y recuerdo la historia de las escuelas infantiles . Ninguna estará abierta porque “no se podía cambiar el presupuesto”. CHA dice que lo había. El PSOE dice que no, y no se puede cambiar. Aunque sí que se puede cambiar para el Pilar. Qué cosas. Doy otra calada.

 

En estas disquisiciones me encuentro cuando oigo a Alí, Hassan, que ha dejado de cantar. Le llaman por teléfono. Baja la radio. A él no le cambian el presupuesto. Es la hora del almuerzo. Con o sin cerdo. No sé si cantar Bisbal le hace buen o mal musulmán. Enfrente Ludmila (o Iris, o Renata) empieza una nueva sesión de colada. Monos azules, camisetas de obra, pantalones con tirantes. Su marido (Alfredo Luis, o Renato Washington) todavía duerme. No lo oigo roncar desde aquí. A la derecha Bela (o Vlad, o Dimitrius) sale con su café a la terraza. Su hija pequeña quiere meterse a la piscina de goma. Pero el agua está fría. Igual no ha podido ir a la escuela infantil y por eso no sabe que el agua está fría. La señora Alicia también se asoma a la ventana. Parece que hoy no va a llover. Igual no llega a misa ya. Pero Lin, la niña china de debajo tiene ganas de ir a la calle, aunque su padre ya se ha bajado a la tienda. Enfrente, Gediminas, Arvidas o Gintaras, cuelga una bandera de Lituania. Casi pierden contra Croacia ayer pero hoy tienen que ganar (orgullo nacional), contra Rusia. A las 21.30. Semifinales. Lituania. Rezan una a una en todas las cruces de Siuiliai. Yo no rezo. Pero ¿Y si mañana hay una final España-Lituania?. Juro que entonces el lunes tampoco iré a la escuela.

 

Etiquetas: psoechaeurobasketculturaaljaferíazaragoza

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario