El periodismo normal también puede opinar del periodismo

martes, agosto 28, 2007 14:13
Publicado en la categoría purnas

La Contra de la Vanguardia es una de esas secciones que acaba por enganchar. Son conversaciones editadas en forma de entrevistas, realizadas por periodistas como Víctor Amela (que me entrevistó hace un par de Sant Jordis en las Ramblas), o Imma Sanchís. Gracias a la de hoy, a la Contra de hoy , nada más levantarme he tenido una de esas estupendas conversaciones sobre los medios, y el papel de los medios, y la construcción de las noticias y de la realidad de las noticias. Hoy en la Contra Victor Amela entrevistaba a Xavier Vinader, periodista de los viejos. De los de infiltraciones y descubrimiento de tramas secretas. Entre otras cosas dice Vinader:

El periodismo fue el avanzado de la libertad en la dictadura; hoy oscila entre la burocracia y la banalidad. Creo más en el contenido que en el titular. Sólo quiero seguir escribiendo historias. Hoy el periodismo que piden los media o está burocratizado o está banalizado: es un periodismo de ji, ji, ja, ja…

Me resuenan las palabras porque las he dicho muchas veces. Tiene toda la razón. Pero también él es parte del show. Esa frase solo la puede decir un periodista de guerra, o uno de investigación. Si la dice un periodista “normal”, es decir, no un mediático sino un profesional, quedan más que huecas. Y sin embargo lo decimos. Los periodistas “de altura” reunidos en Castejón de Sos también lo dicen. No entiendo muy bien el concepto periodista de altura. Igual viendo a quienes debaten me acabo de enterar. Pero no sé, me quedan dudas, claro. Sobre todo porque los responsables del debate, son los responsables del actual estado de los medios en Aragón. Así que es fabuloso que dictaminen que “está institucionalizado”, y, mucho más, que digan que “no hay pluralidad”. A ver si va a ser un Congreso de periodismo de “mal de altura”. En todo caso, bienvenido el diagnóstico, si ponen remedio.

Y volviendo al periodismo “normal”. Todos los periodistas podemos ser conscientes de que cada nota de prensa es un intento de manipulación. Otra cosa es que lo seamos. Conscientes, digo. Otra cosa es que nos dejemos. Manipular, digo. Pero hoy los medios aragoneses se construyen así. A golpe de comunicado. Hoy hay que llamar para ver si podemos decir balsa, charca o embalse. Hoy hay que pensar antes de escribir a quien podemos molestar. Hoy, aunque hayas visto, no puedes hablar si el gabinete no dictamina. Porque en cada medio hay un gabinete de prensa, desde luego. Más allá del institucional, hay un gabinete que relee lo que dicen los gabinetes, y deciden a qué gabinete hay que hacer caso. Las historias no se buscan. Llegan. Y llegan en positivo, las únicas en positivo de todos los medios. ¿Por qué?

Hablábamos esta mañana, vía gtalk, de por qué solo lo negativo es noticia al margen de las notas de prensa. Yo apuntaba alguna razón. Pero habrá más. Siendo que la normalidad solo se rompe en positivo o en negativo la razón principal de que lo negativo sea más noticia es la sensación de bienestar que nos produce el mal. Me explico. Si tú estás viendo el informativo y ves un tremendo accidente con quince muertos, en caso de que no tengas ningún apego por los muertos ni los afectados, la sensación primera que invade al ser humano es un “menos mal que no he sido yo”. Por tanto, bienestar. Nos venden bienestar con el mal de los demás. La envidia no vende. El bienestar sí.

En el periodismo “normal” es posible hacer estas y más reflexiones. Llevarlas a cabo cada día. Pensar, elegir, decidir y actuar. Es nuestra manera de “hacer política”, de ser “sociales”, de conseguir mejorar la vida real. Apuntar causas, consecuencias de los hechos que narramos. Al margen de ideas. Y así, pasa lo que pasa. Por ejemplo, el mismo informe de los técnicos de patrimonio ha conseguido estos dos titulares:

En el Heraldo de Aragón : Los restos hallados del Puente de Piedra son del XVIII y su catalogación aconseja preservarlos.

En Aragón Digital : Los primeros informes arqueológicos no descubren restos importantes en la solera del Puente de Piedra.

¿Quién pone la importancia a los restos? ¿Los medios? ¿O los técnicos?. Y, ¿quién debe decidir?¿Los medios o los técnicos?. “Hoy el periodismo es un insulso jaja, jiji”, dice Vinader, y yo añado… y unas pocas piedras del siglo XVIII. Y su princesa.

Etiquetas: periodismomedianoticiasnewspiedrapuentezaragozaaragonvinader

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario