A pesar del estadio de fútbol, el río habrá que dragarlo anualmente

sábado, agosto 25, 2007 12:03
Publicado en la categoría purnas

Pareciera que ya está el tema de la Romareda tapando el resto de la ciudad. El Ayuntamiento de Zaragoza ha decidido poner encima de la mesa el debate sobre el estadio de fútbol que usa casi exclusivamente una Sociedad Anónima Deportiva, y así acallar todos los demás debates. Sorprendentemente ha sido el decano de la prensa “aragonesa” el que ha decidido dar una vuelta de tuerca a la información que publicaba ayer en exclusiva.

 

Si amigos, ingenieros y geólogos (anónimos, eso sí), creen que las obras en el río podrían dañar más las deterioradas estructuras del puente de pieda, y, además, obligarían a dragar el río cada año. Osea, lo que denunciaban los “antitodo”:

 

Numerosos ingenieros, geólogos y expertos en cuestiones hidráulicas, fluviales y ambientales consultados por este periódico coinciden en calificar la obra de navegabilidad bajo el Puente de Piedra -la construcción en su solera de un canal de quince metros de largo por otros tanto de ancho y un metro de calado- como “un riesgo”, e incluso “una duda inquietante”, para la cimentación de la histórica alcántara porque aumentará la acción erosiva del río en la zona del segundo arco.

Los testimonios de los expertos (la inmensa mayoría concedidos bajo la condición del anonimato) se basan en una cuestión admitida en el propio proyecto encargado por Expoagua: la creación de un canal de navegación de quince metros de anchura dentro del cauce del río atraerá hacía sí la mayor parte del caudal.

Ese efecto de derivación del caudal resultará muy visible en época de estiaje aguas arriba del Puente de Piedra, donde la capacidad de laminación del azud de Vadorrey se reduce al mínimo, lo que dejará amplias zonas del cauce convertidas en un pedregal.

 

Preguntas que surgen:

  1. ¿Son unos antitodo en el Heraldo?
  2. ¿Por qué unos técnicos, ingenieros y geólogos tienen que permanecer en el anonimato para dar una opinión técnica?
  3. ¿Es casualidad que Fernando Gimeno alcalde por desaparición de Belloch lance un comentario sobre La Romareda justo ahora?
  4. ¿Cuántas motas artificiales más se tendrán que hacer para que el fin del estiaje no afecte a las obras?
  5. Y repito…¿Por qué los técnicos tienen que guardar el anonimato?

Etiquetas: ZaragozaAyuntamientopuenteebropiedraromaredaestadiogimenobelloch

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario