Reflexionando sobre mi mismo (I)

jueves, agosto 2, 2007 14:39
Publicado en la categoría purnas

Reflexiono estos días sobre mi actitud ante el mundo. “Nada es blanco ni negro” me decían ayer. Y es cierto. Ayer dije que no. Pero porque soy así, basta que me digan algo para llevar la contraria. Espíritu de contradicción. Pero eso es pose. Después reflexiono. Ahora reflexiono. Nada es blanco ni negro, en efecto. Todo está en una enorme escala de grises. Tan enorme que no hay grises suficientes para definirlo todo. El truco está en saber posicionarse en esos grises. Y saber que sí que hay cosas blancas y negras. Si de algo estoy lejos es de la moral cristiana de “lo malo y lo bueno” y de absolutismo de la moral, pero en cambio sí que creo en algunos valores absolutos.

El caso es que el espíritu crítico tiene sus problemas , claro. Y a veces no permite poner el foco adecuado en su sitio. Pero sin embargo, considero que una visión crítica permite afrontar la realidad con un poco más de criterio. Porque, y aquí viene un error común, espíritu crítico no significa poner a parir. Espíritu crítico es tener los ojos abiertos para percibir la realidad no como un hecho inamovible. Todo es susceptible de mejora. Todo es susceptible de cambio.

Asumir, como borregos, las realidades que nos imponen no es ver las cosas en gris. Es, simplemente, no ser capaz de analizar la realidad. Evidentemente, todos tenemos nuestro propio ojo, formado por horas, días, semanas, meses, y años de vivir, de estudiar, de aprender, de conocer, de comprender y de saber. Esos filtros son los que nos permiten situarnos en nuestra propia de grises. Desde allí, y siempre con espíritu constructivo se puede ver que, por ejemplo, el progreso, no es exactamente lo mismo para todos. Ni siquiera es bueno per se. Hay algunos progresos que son solo avances hacia atrás.

No pretendo hablar del progreso. Ni pontificar, eso se lo dejo a Benedicto. Pretendo posicionarme en el mundo. De a poco. Sirvan estos post en los que no follo con ninguna princesa para valorar mi propia vida, mi propia visión, mi propia postura. Mañana, sobre el periodismo, otra vez.

Etiquetas: visiónmediaperiodismocríticaopiniónrealidad

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario