El aragonés, la Vanguardia, Marius Serra y la Ley de Lenguas.

miércoles, julio 4, 2007 13:50
Publicado en la categoría purnas

Después de llegar de la Trobada d'Escritors en Pandicosa , Márius Serra publicaba ayer este artículo de opinión en La Vanguardia, que, como no está colgado online copio textualmente.

 

El aragonés es una lengua emergente. La afirmación anterior podría ir entre interrogantes, pero no admite negativa. Este fin de semana en Panticosa -o Pandicosa- se ha celebrado la XIV Trobada d'Escritors en o Pirineo, organizada por el Consello d'a Fabla Aragonesa y el Conzello de Pandicosa . El encuentro complementaba al que el año pasado se celebró en Bellver, auspiciado por Ferran Rella y Ramon Sistac desde el Consell Cultural de les Valls d'Áneu . La idea es buena: cada verano se invita a unos cuantos escritores en lenguas pirenaicas (aragonés, catalán, euskera, occitano…), se les mortifica haciéndoles subir a algún alto, y luego se les cuida, se les mima, se les ceba y sólo se les exige a cambio que escriban un texto situado en el lugar de los hechos.

 

La idea, que al principio se practicaba sólo con autores catalanes, es que los Pirineos tengan quien les escriba, describa e inmortalice. claro que siempre habrá quien lo haga por su cuenta, como el irlandés Cólm Tóibín con su conmovedora novela El llarg hivern (La Campana), pero Tóibín también conoció en su día los Pirineos porque unos amigos le invitaron a visitarlos. Antes de la letal irrupción de esa plaga llamada turismo, ése era el método de viaje más habitual. El último fruto de la invitación catalano-aragonesa se presentó el sábado en Panticosa en dos volúmenes hermanos editados en las dos lenguas de ese año: Branquil d'a Cerdanya, relatos d'o Pirineo (Pucofara) y Portal de Cerdanya, relats dels Pirineus (Proa). Ramon Sistac se ha encargado de de traducir los textos aragoneses al catalán y Chusé Inazio Nabarro ha hecho lo propio con los de autores como Carme Riera o Pep Coll al aragonés.

 


El aragonés es una lengua. Los interrogantes también podrían caer sobre esta afirmación, pero nadie puede negarlo. De hecho, la Universidad de Zaragoza la observa, aunque la vea disgregada en una suma de variantes dialectales sin un modelo común. Cada valle tiene su variante. El propio Consello d'a Fabla Aragonesa padece periódicas disensiones al respecto del estándar unificado. El mercado del aragonés cuenta con un máximo de quince mil hablantes, se producen una docena de libros al año y el mayor superventas de su narrativa -A Lueca. A Istoria d'una mozeta d'o Semontano, de Chuana Coscujuela (1982)- ha vendido la friolera de 3.500 ejemplares. Y sin embargo, la sociedad aragonesa ha acogido con simpatía esa fabla aragonesa que se mantiene a duras penas en las montañas y han surgido neohablantes en diversos puntos de Aragón.

 


De hecho, la mayoría de los escritores que recuperaron su lengua en los setenta, como Francho Nagore, o Anchel Conte, ya tuvieron que estudiarla. Hoy no es extraño topar en Zaragoza con jóvenes que hablan en un aragonés aprendido, lucen un aspecto radical de corte almogavariano, consumen el rock de grupos como Lurte y se identifican con el eslogan “Despierta Fierro”. Ésa es una vía hacia el futuro, aunque sea pasando de la Edad Media al punk. Entre los grupos musicales de repertorio en aragonés destaca La Orquestina del Fabirol. Pero no les invitan a la próxima Expo de Zaragoza. Será que en el Gobierno alguien debe pensar que cantar en aragonés en Aragón es poco universal.

 

Quizás una imagen demasiado optimista, respecto a la simpatía, respecto a la pujanza, respecto a la vitalidad. Pero un análisis externo de una situación que a veces vemos tan implicados que no acabamos de percibir. En todo caso, he escrito a Màrius Serra para darle las gracias.

 

Màrius…moltes gràcies pel teu article d'avui. És una llástima que La Vanguardia no sigui un diari més llegit a Zaragoza en particular, i a l'Aragó en general. JO ara penjare el teu text al blog, per fer la difusió que en correspon.

Som poquets els que parlem aragonés, i poquets dels que xerrem que defensem el nostre dret a fer servir aquesta llengua. I ens trobem al damunt amb la indiferencia de gent com el nostre propi president, Marcelino Iglesias, que sent com és catalano-parlant, no fa res ni per la seva llengua ni per la nostra. 8 anys porta prometent que aprovarà una llei de llengues que encara dorm a algun calaix.

Jo sóc un enamorat de les llengües, i encara més de les que tenen algun tipus de problema, ja veus. De la meva, pero també de la d'aquí al costat. Vaig viure 4 anys a Barcelona i vaig decidir aprendre català, estimar en català, viure en català, treballar en català. fins i tot, vaig veure en català com omplies de paperots blancs la meva secció a la Casa del Llibre presentant un llibre de aquells teus de jocs. 😉

A l'Aragó ni els propis aragonesos parlants som conscients de la riquesa que suposa tenir un sistema lingüistic propi en aquest globalitzat món. Iniciatives com la de Pandicosa, la música, la literatura,..són vitals. Però si els parlants no volen fer servir la llengua, si no volen reivindicar els seus drets, no hi ha res a fer.

Et convido a veure aquest video sobre l'aragonés i els nens al Pirineu. (http://www.youtube.com/watch?v=I4rKy63MqZM) El vaig fer per Aragó Televisón, on treballo, i és el contingut més gran en aragonés que s'ha fet a la tele pública aragonesa. Ja veus el nivell que hi ha de consciencia. M'agradaria que veiessis a un noi ros que surt pel mig, i en la frase tremenda que diu. Aquesta és la triste realitat de la nostra llengua, i si no posem remei, la futura mort de l'aragonés. Alguns treballem per que no passi…peró…

Moltes gràcies una altra vegada per el teu article. I moltes gràcies per la teva atenció.

Muitas grazias. Cualsiquier refirme ye alazetal ta la perbibenzia d'ista chicota fabla, que encara que parixe que rebilca, marcha amonico enta la suya muerte si no femos dentre toz un poder ta que no amuerten a nuestra boz.

 

Precisamente hoy es el debate de investidura del Gobierno de Aragón. Marcelino Iglesias ha vuelto a prometer la Ley de Lenguas. No ha nombrado qué lenguas hay que legislar. Ha vinculado la ley a Cataluña, y además, ha enlazado la defensa de esta ley a los Bienes de la Franja. (Por cierto, no veo que se ponga tanto interés en la devolución de los bienes que permanecen custodiados en Madrid). En fin, que estamos como siempre. Además, Marcelino ha dicho que “no se va imponer nada a nadie en cuestión de lenguas”. Es mentira. Todos estamos obligados a hablar castellano.

 

Por cierto, que hablando de todo un poco, y por cambiar de tercio, muy recomendable el artículo de Mariano Gistaín hoy en el Periódico de Aragón.

 

Etiquetas: aragonésvanguardiaaragóniglesiasgobiernolenguas

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario