En el punto de partida de tantas cosas

lunes, julio 2, 2007 20:59
Publicado en la categoría prexinando, purnas

Ese día no querías irte. Tampoco queríamos nosotros que te fueras. El camino empezaba desde ahí, y también una nueva vida. Sin dejar de ser parte de mi, eras ya historia. Ya no podría aplaudir a Garitano contigo. Ni podría robarte cigarros. Ni tan siquiera te tendría que decir que el verde era marrón y el marrón verde. Todo eso se quedaban allí, donde empieza el país. Donde la muga rompe la uniformidad de la montaña. Una montaña lejana de donde naciste, pero cuyo verde recordaba al Aguas Vivas cuando sus aguas eran vivas. Una vez más subí a Somport el otro día. Una vez más se me puso un nudo en la garganta. Una vez más, me eché un cigarro mientras pensaba. Aquel momento en que el viento te devolvía hacía nosotros fue el principio de una nueva vida. Casi sin darme cuenta empecé a andar. La compañía también es historia ahora. La diferencia es que tú si que quedas. Tú si que querías volver con el viento. Tú si que has hecho de mi parte de lo que soy .

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario