El día de las tecnologías de la información

lunes, marzo 12, 2007 13:37
Publicado en la categoría purnas

Parece el día de las nuevas tecnologías y la información en los medios de comunicación. Por un lado, aparecen brillantes y luminosos dos nuevos atentados contra Internet y la libre circulación de la información. El de Casablanca, el más evidente, un suicida entra a un cibercafé y se explota. A sí mismo. Cosa venturosa de ver en los tiempos en los que los que nos explotan suelen ser los otros. Este se explota, tratando de acabar con la vida de quien en aquel momento presumiblemente, y si hacemos caso a las estadísticas, estaba viendo alguna página guarrona de esas. Ahí es nada. Por un quítame allá un router (vaya dos días llevo con el punto de acceso) un tío coge y se inmola. Toma ya. Sin embargo, en el otro atentado no ha habido suicidios ceremoniales. Lástima. Los autores (vamos, los que están en la SGAE) quieren cobrar ahora por impresoras y por faxes . Una impresora chunga baratera vale ahora alrededor de 35 euros en cualquier gran almacén, y los tíos quieren cobrar 16 (ojo, 16) euros por impresora que compres. Sabido es lo bien que se piratean canciones con lo último de Epson o HP. Para HP alguno de la SGAE, claro.

 

Por otro, más noticietas. Las bondades del Internete y los argumentos peliculeros. Internautas españoles (cómo pensar otra cosa) salvan del suicidio a internauta alemán. Al tipo le había abandonado su señora esposa y estaba a puntico de pegarse un tiro en la sien. Vía webcam, eso sí. Así que los españoles, que de salvar vidas saben un rato, decidieron avisar a la policía nacional de españa, éstos a la Interpol, y en menos que canta un gallo el fulanito estaba rodeado de policía. Inciso. Es horroroso el color de los coches de policía alemanes, y los uniformes parecen diseñados por la hermana tontica de Agatha Ruiz de la Prada. Fuera inciso. La red, que gran invento para salvar vidas de usuarios. Otra cosa hubiera sido que el sujeto alemán se hubiera inmolado en un CiberKafeterien. Ni dios lo hubiera salvado. Ni, por supuesto, los interneteros españoles. (¿He dicho de donde eran?)

 

Y otra de maldades. En este caso nada nuevo bajo el sol. Maldad de quien pergeña los timos, pero maldad también de quien piensa que con una pequeña inversión se hará rico. Nueva generación de timos por Internet .  Mal titular. Sería más correcto decir que Internet también sirve para los timos de siempre, además de para salvar alemanes, alentar suicidios fundamentalistas y fomentar nuevas ocurrencias de atentados y timos por parte de la SGAE, la gran timadora. El caso es que todos los que pican en estos timos desconocen la máxima de quien se hace rico. Mantenerlo en secreto y chanchullear por lo bajinis. Nada de mails ni teléfonos. Un poco de aquí, y un poco de allá, y olé, ya tenemos al nuevo Mario Conde (y quien dice Mario Conde dice cualquiera de la lista de hombres y mujeres más ricos del mundo). Mucho pirateo y mucha diversión, aderezadas con un poco de fortuna y a por el billón de billones. Desde luego, haciendo de mulero para las mafias, no creo yo que te hagas rico desde tu casa. He dicho.

 

….

 

Hace un año y un día: De los dolores del mundo. Dos años y ninguno

Hace dos años: 12 de marzo

Hace tres años: Rectificación número 1 y también Galgos o podencos

 

Etiquetas: tecnologíainternetsgaeterrorismorednoticiascanon

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario